Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Postales desde el parque (VII): A veces lloramos

Postales desde el parque (VII): A veces lloramos

RETABLO DE FOTóGRAFOS IR

Ampliar imagen
Agustín Berrueta | 14/08/2018 A A
Imprimir
Postales desde el parque (VII): A veces lloramos
Retablo de fotógrafos Esta es la propuesta semanal de Agustín Berrueta en la contraportada de La Nueva Crónica, que este verano se convierte en un retablo de fotógrafos, en una mirada actual al mundo a través del objetivo
El disco de Van Morrison que más me gusta es “The Healing Game” y de él, muy especialmente, “Sometimes We Cry”. En ella, Van “The Man” nos enfrenta a las limitaciones que nos perturban: “A veces sabemos, a veces no/ A veces damos, a veces no podemos./ A veces somos fuertes, a veces nos equivocamos.”; y que nos llevan al límite: “A veces lloramos”.

¿Qué podemos hacer en esas situaciones? Él mismo contesta: “Bueno, vamos a sentarnos y a pensarlo bien./ Si solo somos seres humanos ¿qué más podemos hacer?/ Lo único que podemos hacer es tragarnos el orgullo”. Y eso, por supuesto, nos lleva a lo que ya nos temíamos: “A veces lloramos”.

Está bien –se dice el cantante- no nos engañemos, ya sabemos cómo va a acabar esto pero, ya que no podemos evitarlo, afrontémoslo y vivamos con entereza: “Antes de que me pongan en un ataúd y me lleven/ no voy a fingir como Johnnie Ray./ A veces vivimos, a veces morimos./ A veces lloramos”.

Reconozco que el estribillo es lacrimógeno y el mensaje parece pesimista; sin embargo, a mí me produce el efecto contrario: me reconcilia con la vida. Sí, claro que yo también he llorado a veces, y que voy a morir (aunque no dejaré que me metan bajo tierra en un ataúd), pero he vivido. Y he reído. En realidad, si echo la vista atrás, me siento afortunado: he asistido al Mágico Viaje de los Cuatro Fabulosos, he visto a un tipo dar saltitos por la Luna disfrazado de muñeco de Michelín, he saludado al cometa Halley en su incandescente vagabundeo, he celebrado la fiesta de todo un pueblo subido a una gabarra (Aupa mutilak!), he subido a una modesta montaña y ha sido como tocar el cielo, he conocido el amor y el desamor, y eso me ha hecho amar más.

“A veces vivimos, a veces morimos./ A veces lloramos, a veces lloramos...”.

A veces lloramos, vale, pero solo a veces.
Volver arriba
Newsletter