Publicidad
Por los pueblos del Esla

Por los pueblos del Esla

CULTURAS IR

Vista del Valle de las Salas con Remolina al fondo. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Vista del Valle de las Salas con Remolina al fondo. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 11/10/2019 A A
Imprimir
Por los pueblos del Esla
La ruta de la semana Una ruta que pasa por cuatro poblaciones, cruza dos collados y discurre a través de hermosos valles
La zona alta del río Esla tiene paisajes espectaculares con oscuros hayedos, robledales, praderías y altas cumbres como las Pintas, el Yordas o el Llerenes. Las rutas por estos valles y montañas son muy hermosas con vistas espectaculares a cumbres de caliza y valles llenos de verdor, donde los desniveles son bastante acusados aunque se camina bien entre los bosques de hayas y de robles.

La ruta que se propone coincide en dos partes con otras rutas señalizadas, la primera desde Las Salas a Salamón coincide con el GR1, mientras que a partir del enlace con el camino a Valbuena del Roblo se sigue parte de la ruta PR LE 49 de los Cuatro Pueblos. Es importante reseñar que no es una ruta circular por lo que es necesario tener en cuenta la logística.

Entre las salas y corniero

Comienza la ruta en la localidad de las Salas desde donde hay que caminar en dirección Norte, saliendo del pueblo por la parte más alta, siguiendo el camino que va por la izquierda de una casa de techo muy empinado. Se trata de un buen camino que sigue hasta el Pando. Si se sale por el camino a la derecha se irá al lado del arroyo, y pronto se convierte en una senda, siguiendo después a través de trochas de animales, por lo que conviene tomar el buen camino desde el principio, o enlazarlo yendo hacia la ladera de la izquierda.

El buen camino se interna en el hayedo, por lo que en el otoño tiene colores espectaculares y va en suave subida encontrándose en la parte alta un chozo de pastores rehabilitado. Poco después hace una gran revuelta a la derecha para remontar una zona rocosa girando posteriormente a la izquierda para continuar por la ladera hacia el Pando. Mirando hacia atrás se puede ver todo el valle del arroyo de las Salas, pudiéndose contemplar a lo lejos la localidad de Remolina bajo los picos Loto y Hato, el Espigüete bastante arriba mientras que las Pintas acompañan siempre en el camino hacia el Norte, viéndose rutas posibles para su ascensión. Al Sur se ven los fuertes desniveles del Jaido y los Janos. En un punto del camino se encuentra un cartel que marca la dirección del chozo de Matascalientes, enclavado bajo la cumbre de las Pintas.

Poco después se alcanza el Collado del Pando desde donde se pueden contemplar las cimas más al oeste, como el Pico Castaño, el Llerenes y las Peñeras, así como las cumbres sobre Lois, como el Pico Lázaro. Y a lo lejos el Recacabiello y el Mediodía.

Tras contemplar el hermoso panorama tanto al Este como hacia el Oeste se cruza una portillera comenzando el descenso entre verdes praderas por un camino que en poco tiempo llega a Salamón, para continuar la ruta atravesando el pueblo y saliendo por el camino que cruza la carretera a Lois en una fuerte curva, pasa cerca de una casa y continúa para llegar a un puente desde donde se contempla el cementerio. Tras cruzar el puente se sigue en dirección Suroeste hasta que se acaba el camino y se toman los senderos del valle siguiendo por la zona más despejada primero hacia el Noroeste para girar después ya directamente hacia el Oeste, siempre subiendo hasta alcanzar el camino de Viego a Valbuena del Roblo. Llegados al camino se sigue hacia la izquierda llegando poco después a Valbuena, que se cruza, saliendo por un camino que a pocos metros de la última casa se bifurca.

Es posible seguir por ambas direcciones, pero el camino de la derecha está bastante perdido por lo que se aconseja seguir por el camino de la izquierda, que es el señalizado por la ruta de los cuatro pueblos y lleva directamente a Corniero.

La subida es inicialmente suave, aunque al final se hace muy empinada. Este camino en época lluviosa puede tener bastante barro, pues se encuentra al lado del reguero del Lutero y va otra vez entre hayas hasta alcanzar la parte más alta del Prado Pando, desde donde, cruzando otra portillera, se desciende hacia Corniero siguiendo al principio el arroyo de las Secadas entre praderas y después la loma entre robles en un largo descenso que al final hace una gran revuelta tras la cual se alcanza la localidad de Corniero donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter