Publicidad
Por las riberas del Turienzo

Por las riberas del Turienzo

LNC CULTURAS IR

Castro Colorado y Astorga al fondo. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Castro Colorado y Astorga al fondo. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 22/11/2019 A A
Imprimir
Por las riberas del Turienzo
La ruta de la semana La ruta que se plantea, además de ser un recorrido interesante en zona de ribera, tiene el aliciente de visitar un enclave único como el Castro Colorado
El río Turienzo baja desde Prada de la Sierra cruzando la Somoza y la Maragatería para desembocar en el Tuerto por debajo de Cuevas y cerca de Nistal. Es un río con un caudal muy variable, pues el mismo río y sus afluentes el arroyo del Ganso, Santa Marina y Villar de Ciervos, tienen un régimen de caudales extremo. En épocas de lluvias llevan mucha agua, y durante su estiaje suelen secarse, quedando pequeñas pozas.

Por ello es importante conocer la situación de caudal del río, lo que se ve al cruzar el puente de Piedralba y a continuación, que se camina por la parte alta de un farallón de ese río, viendo si hay caudal o está seco. En caso de que se encuentre seco se puede cruzar bien y caminar por el cauce en zonas de vegetación espesa, mientras que en época en la que lleve caudal debe utilizarse el camino más elevado que marcan las líneas de alta tensión.

La ruta que se plantea además de ser un recorrido interesante en zona de ribera, tiene el aliciente de visitar un enclave único como es el Castro Colorado, asentamiento anterior a la dominación romana, donde hubo minería de oro.

La ruta comienza en la localidad de Celada, muy cercana a Astorga, desde donde se toma una calle que desde la iglesia sale hacia el oeste para convertirse en una pista de tierra recién reparada. Bajando una cuesta se sigue hacia la autovía que se cruza por debajo saliendo a una zona donde a la izquierda hay pinares y a la derecha tierras de labor, con un camino a la izquierda que será por donde se vuelva del recorrido. Casi dos kilómetros después del comienzo se llega a la altura del Castro Colorado, que queda a la izquierda y se puede visitar si se desea, con una rampa de subida y en la parte más alta del castro unas rocas con cazoletas ancestrales. La vista desde ese lugar es magnífica, hacia Astorga y las montañas del Norte, hacia el Teleno como guardían del territorio y toda la maragatería en ese enclave magnífico desde donde se divisaba todo el terreno circundante.

Visto el castro se vuelve al camino que se sigue hasta llegar a la localidad de Piedralba, que se cruza para salir por un puente de madera, llamado el puente del Mayuelo y restaurado en el año 2017. Tras cruzarlo se pasa a una pradera para seguir hacia el roquedo donde existe una senda paralela al río.

En un momento determinado la senda se bifurca con un ramal que va hacia el río y luego se pierde y otro que va hacia la derecha. Se toma este último que poco después se convierte en senda y se introduce en un roquedo que cae al río, una senda estrecha pero practicable que va a dar a un camino que a su vez se vuelve a bifurcar, dando lo mismo ir por uno o por otro, aunque lo aconsejable en épocas de barro es ir por el de arriba y en tiempo seco por el de abajo, para seguir durante un buen tramo hasta llegar a los postes de la alta tensión, desde donde se ve el lado contrario del Castro Colorado.

Desde este punto el camino puede variar. Si el río Turienzo va sin agua se puede bajar a las riberas o incluso al propio cauce y seguir los senderos existentes, aunque a veces haya que caminar por el cauce. Es una ruta entretenida y bonita. Si el río baja con agua y es imposible vadearlo, se sigue una senda bajo la línea de la alta tensión, más fea pero más segura, ganando altura y sorteando alguna vaguada. Poco antes de llegar a la tercera torreta sale un sendero a la izquierda que va hacia Cuevas.

Si se va por el cauce o por los caminos de las riberas del río se pasa por dos roquedos y al pasar el segundo, donde se pueden contemplar vias de escalada, se cruza directamente hacia el este, evitando la revuelta del río, para llegar al camino que va hacia los prados y la carretera, pero si se desea ir a Cuevas, que es interesante ver, hay que cruzar el río por una zona accesible sin matorral ni rocas y llegar a un alto donde se toma una senda que luego se hace camino y entra en la localidad de Cuevas, pequeña y bonita. Se puede dar una vuelta y salir después por la carretera en dirección norte. Si no se desea seguir todo el rato por carretera, antes de cruzar por debajo de la autovía se toma el camino que sale hacia la izquierda, subiendo ligeramente para llegar al paso que se utilizó a la ida, cruzando la autovía y volviendo a Celada donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter