Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 24 de julio de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Ponferradina 3 - 0 Navalcarnero: 'Isi y Bravo continúan con la escalada'

Ponferradina 3 - 0 Navalcarnero: 'Isi y Bravo continúan con la escalada'

DEPORTES IR

Isi celebra el primer gol de la Deportiva. | FRANCISCO L. POZO Ampliar imagen Isi celebra el primer gol de la Deportiva. | FRANCISCO L. POZO
A. Cardenal | 13/04/2019 A A
Imprimir
Ponferradina 3 - 0 Navalcarnero: 'Isi y Bravo continúan con la escalada'
Fútbol / Segunda División B Los goles del nuevo 'dúo dinámico' de la Deportiva encarrilaron la victoria ante el Navalcarnero, que solo resistió 45 minutos / Los bercianos meten presión a sus rivales
La Deportiva hizo los deberes y logró un triunfo clave ante el Navalcarnero (3-0) que le permite dormir en el segundo puesto y apretar todavía más la lucha por el ‘playoff’.

Los blanquiazules aprovecharon la ocasión de meter presión al resto de aspirantes al ascenso a costa de un rival que llegaba virtualmente descendido, pero vendió cara su piel, especialmente en la recta final de una primera mitad en la que la Ponferradina no estuvo cómoda.

Entonces aparecieron Isi y Bravo, el particular ‘dúo dinámico’ del Toralín, con un recital y dos goles en los primeros diez minutos de la segunda parte que dejaron el partido visto para sentencia.

Bolo ha conseguido dar con ese once que la afición sea capaz de recitar de carrerilla y una idea de juego tan efectiva como ilusionante

Porque ante un equipo madrileño que lo intentó todo pero a día de hoy se encuentra a años luz del conjunto berciano, Bolo aprovechó una recta final del choque con todo decidido para racionar los minutos y dar descanso a sus pesos pesados de cara a tramo decisivo de Liga al que la Deportiva llega en su mejor momento.

El técnico ha conseguido lo más difícil. En un deporte en el que de una semana a otra puedes pasar del cielo al infierno, dar con ese once que la afición sea capaz de recitar de carrerilla y una idea de juego tan efectiva como ilusionante no es fácil, pero Bolo por fin ha encontrado a su Deportiva y los resultados están llegando.

Ante el Navalcarnero el bilbaíno solo introdujo un cambio, el ‘obligado’ regreso de Zabaco por el sancionado Trigueros y los blanquiazules demostraron enseguida el por qué de la fe de su entrenador.

Pese a que no fue el arranque de partido más brillante y los madrileños empezaron el choque llegando a los dominios de Manu García con más soltura de la deseable, la Ponferradina necesitó muy poco para crear peligro y meter el miedo en el cuerpo a un rival que llegaba a la capital berciana con el agua al cuello.

La Deportiva tiró de repertorio. El primer aviso llegó con una contra desde la banda derecha liderada por un Bravo que pecó de individualista buscando el disparo con Pichín incorporándose totalmente solo por el otro costado y poco después Kaxe volvió a quedarse a las puertas de su primer gol con la camiseta blanquiazul con un testarazo que se marchó por encima del travesaño.

El Navalcarnero se unió a lista de víctimas de Isi, que abrió la lata con un potente disparo desde la frontal tras una buena combinación con Kaxe

Isi, quién si no, cerró el primer arreón berciano con una jugada marca de la casa: doble recorte en el interior del área y un centro-chut que Diego Conde despejó a córner.

Con el paso de los minutos los bercianos empezaron a desinflarse. La presión alta del conjunto madrileño incómodo a Larrea, demasiado solo en la construcción, y el partido entró en una travesía por el desierto que se prolongó hasta el descanso. Pese al bajón, Isi volvió a rondar el gol tras otra acción individual y Pichín tuvo en sus botas abrir la lata justo antes del descanso con un balón suelto tras una mala salida de Conde que no logró aprovechar.

El paso por vestuarios le sentó bien a la Deportiva, que metió una marcha más para derribar el muro visitante con un Isi que ya había dejado buenos detalles en la primera parte y tras el descanso se puso el mono de trabajo para liderar la victoria.

El Navalcarnero se unió a lista de víctimas del extremo, que abrió la lata con un potente disparo desde la frontal tras una buena combinación con Kaxe e inició la jugada que terminaría con el testarazo de Bravo que dejó el partido encarrilado a media hora del final.

El Toralín se convirtió en una fiesta que tuvo el mejor final posible, el tanto de Bolaños, que se estrenó con la camiseta blanquiazul a dos minutos del final para rematar la faena y terminar de disparar la ilusión de una afición que cree en el ascenso.
Volver arriba
Newsletter