Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Poner muro al plástico

Poner muro al plástico

CULTURAS IR

Ampliar imagen
C. Centeno | 29/08/2019 A A
Imprimir
Poner muro al plástico
Arte urbano "Nos comemos lo que no reciclamos" es el mensaje que el artista leonés Dadospuntocero quiere enviar con sus últimos murales contra el exceso de plástico, que acaba de rematar esta semana en un edificio de 23 plantas en Rusia
Plantarle cara al plástico y concienciar sobre la importancia que tiene reciclar y cuidar el medio ambiente, no solo para proteger a la naturaleza sino para protegernos a nosotros mismos de las consecuencias. En esa reflexión se basa la serie de murales que el artista urbano leonés David Esteban, más conocido como Dadospuntocero, acaba de rematar en Rusia.

«Nos comemos lo que no reciclamos» es el lema sobre el que ha creado varias obras en las que se pueden ver diferentes pescados, un pulpo, una gamba o un bogavante cuyos cuerpos han sido tomados por el plástico. Concienciado con el medio ambiente, David Esteban vio en sus botes de spray la forma de hacer llegar a los que «todavía no son muy conscientes del problema» el mensaje hace ya alrededor de año y medio. El inicio de esta serie fue un mural con la monda de un plátano que representó como «una especie de homenaje al envase perfecto», para criticar «el excesivo abuso del plástico, porque hay veces que la fruta te la pelan y te la envasan para vendértela», lamenta.

Con ese mural comenzó un proyecto con el que «quise incidir en que o reciclas o te lo comes, porque el problema ya no es de la naturaleza, es también tuyo en cierta manera y está en todos los lados, por lo que te lo puedes estar comiendo» y que le ha llevado a pintar en varios puntos de la provincia de León, como Navatejera o Cacabelos, en otros puntos del país como Asturias o Madrid y, por último, en Rusia.

Todos los murales mantienen la misma estética y están cargados de simbología, como el que pintó hace algo más de un año en el festival ‘Graffiteando’ de Villaquilambre, al que bautizó como ‘Bogavantástico’. Un bogavante metido en una bañera y con dos pajitas «en plan relajado» con el que pretende hacer entender que el problema de la contaminación por plásticos puede «entrar en tu hogar» y criticar la perspectiva «cómoda» desde la que muchas personas afrontan el reciclaje. «Es una crítica a esa gente que no se ha dado cuenta del problema que hay y no reciclan por la facilidad de decir ‘si total luego lo mezclan’», confiesa. Una situación con la que se ha encontrado en más de una ocasión incluso en su círculo más cercano y que «estaba cansado de oír».

«Me gusta a través de los murales que realizo de vez en cuando lanzar algún tipo de mensaje», confirma David Esteban, cuyas obras impresionan a lo largo y ancho de toda la provincia.

'Caballástica’

El último mural de esta serie lo conluyó la pasada semana en el festival Urban Morphogenesis que se ha celebrado en la ciudad rusa de Odintsovo, cerca de Moscú, una cita internacional a la que fue invitado en esta edición. Allí acaba de finalizar ‘Caballástica’, una enorme caballa envuelta en plástico con la que pretendía rematar esta serie, porque «el mensaje ya está claro» y «el que quiera abrir los ojos los va a abrir y el que no, va a dar igual», lamenta.

En el Urban Morphogenesis la temática general era ‘Código Cultural’ y cada artista desarrollaba su mural en función de su estilo y su forma de pintar, por lo que «yo lo planteé como cultura del reciclaje para mantener un poco esa línea que venía desarrollando y confiaba en este proyecto para hacer un fin de serie», asegura, «aunque al final no sé si voy a poder porque me han salido nuevos proyectos con esta historia», confirma.

El gran alcance de este festival internacional, en el que ha estado con los mejores artistas urbanos de todo el mundo, le ha permitido «aprovechar su magnitud para hacer llegar el mensaje» en el que lleva implicado más de un año.

Además, Dadospuntocero se enfrentó a un mural de grandes dimensiones, ya que ‘Caballástica’ ocupa el lateral de un edificio de 23 plantas, 66 metros de altura. «Son formatos colosales y creo que la repercusión va a ser grande», confía David Esteban, celebrando que durante los pasados quince días ha coincidido con «gente muy potente», por lo que «verme metido ahí ha sido como un halago».

Por el momento, el mural es el más grande que ha realizado «por formato y por complejidad», ya que «iba atado a una cuerda de seguridad continuamente y no tienes la misma
soltura ni la misma libertad que cuando pintas en otro tipo de formatos», asegura. A pesar de ello, Dadospuntocero superó el reto y ha hecho internacional su pintura y su mensaje.
Volver arriba
Newsletter