Publicidad
Pobre seguimiento social para salvar las chimeneas de Compostilla

Pobre seguimiento social para salvar las chimeneas de Compostilla

EL BIERZO IR

Las chimeneas de Compostilla cuando la central aún estaba en funcionamiento. Ampliar imagen Las chimeneas de Compostilla cuando la central aún estaba en funcionamiento.
Mar Iglesias | 15/05/2022 A A
Imprimir
Pobre seguimiento social para salvar las chimeneas de Compostilla
Medio Ambiente La iniciativa se lanzó a la plataforma Change.org y ha tenido una treintena de adhesiones, cuando solo al llegar a 100 comienza a ser tenida en cuenta
Tan solo hace unos días que un particular, Óscar Cobo, lanzó una petición desde la plataforma Change.org con una petición que ya había sonado en algunas voces bercianas, la preservación de las chimeneas de la extinta central térmica de Compostilla como testimonio de pasado.

Justifica Cobo su petición en que el patrimonio industrial de un pueblo "ha de ser conservado ya que significa el esfuerzo de la gente que nos ha precedido, su ingenio y su forma de vida". Y lanza una comparativa que conmueve "nadie se plantea cubrir las Médulas o derribar el acueducto de Segovia que son parte de nuestro patrimonio industrial". Como ejemplo de esa reconversión del pasado a los usos futuros pone la antigua fábrica de la luz "es un ejemplo perfecto de nuevos usos de un patrimonio", apunta en su solicitud que solo ha tenido una treintena de adhesiones, cuando solo llegando a un centenar comienza a ser tenida en cuenta.

Además, prosigue la propuesta, las torres de refrigeración o las chimeneas son espacios perfectos para realizar múltiples actividades y "recordar nuestro pasado energético ligado a la minería del carbón a lo largo del tiempo", con la antigua fábrica de la luz y la nueva Compostilla II como parte de un recorrido histórico "que merece la pena no olvidar", apunta.

"Tirarlas es atentar contra nuestra memoria y nuestro futuro así como una pérdida irreparable para las futuras generaciones", sentencia el escrito que, pese a la contundencia y a que formaciones como Coalición por el Bierzo o el Partido Popular han planteado con anterioridad, no ha recabado mucho interés entre los seguidores de la plataforma.

Eso sí, algunos de los comentarios adscritos a la petición aportan nuevas salidas para las torres, como despegar, en base a esa estructura, algún proyecto de hidrógeno. Víctor Manuel Franco apunta que "es una contradicción destruir algo que tanta energía costó construir para "supuestamente", ser eficientes energéticamente. Recuperar, reciclar, reutilizar", apuesta.

Pero la respuesta social parece no ir acorde con la política. Desde varias siglas han pedido que las chimeneas se queden. Ciudadanos Ponferrada lo presentó como moción, el PP lo ha llevado incluso como pregunta al Senado.

Antonio Silván
lo defiende como "emblema" y testigo de un pasado de carbón. Con los oídos aún cargados del sonido de la dinamita que se llevó por delante parte de la estructura de la térmica de La Robla, algo que también sucedió en Anllares y que sucdereá en Compostilla, donde se espera que las chimeneas se queden fuera de la panorámica en 2023, Silván pedía a Endesa y al Gobierno que imitaran a otros países europeos "y mantengan estas instalaciones para regenerar la zona con nuevas empresas. Con el paso del tiempo, cuando ya esté el patrimonio perdido, nos lamentaremos como sociedad de haber abandonado, borrado y destruido estos símbolos históricos, edificios, chimeneas y torres de refrigeración como si nunca hubieran existido", apuntaba.

Coalición por el Bierzo iba más allá y conseguía aprobar en el pleno del Consejo Comarcal una moción para instar al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y a la Junta a salvar del desmantelamiento los grupos 4 y 5 de la central térmica de Compostilla II, con su chimenea y torres de refrigeración, para transformarlos en un proyecto museístico, compatible con otros usos industriales que se pudieran dar a esos terrenos.

Hablaban los bercianistas de «un Guggenheim industrial». «Con la perspectiva de tiempos futuros, lo que hoy se plantea como simple chatarra, tendrá un indudable valor como patrimonio industrial», apuntaba la propuesta que recibió el respaldo del ente comarcal. También ponía como ejemplo la recuperación del Museo de la Energía.

El proyecto más armado

Pero el proyecto más armado como idea de recuperación de la térmica para entablar con ella una relación de futuro fue el presentado por la plataforma ODS Cubillos que solicitaba a Endesa soterrar todas las líneas de alta y media tensión «para no perjudicar a la salud de las personas y de los animales», como medida de bienestar.

En el capítulo de medio ambiente, pedía acondicionar la zona verde de Endesa «para dejarla como estaba antiguamente. Todo esto pasaría a pertenecer al Ayuntamiento de Cubillos para responsabilizarse del cuidado y protección del medio terrestre». A ello se sumaría la creación de una zona verde de óptima calidad tras el desmantelamiento del parque de carbones de la Fase 1 y la de un espacio protegido para los animales y la vegetación terrestre. 

En cuanto a las chimeneas, la plataforma plantea un proyecto como iniciativa de empleo. En concreto proponen a Endesa adaptar la chimenea del grupo 1,2 y 3 (265 metros de altura) con ascensor y miradores seguros para su explotación turística por parte del Ayuntamiento de Cubillos del Sil. «Este mirador podría ser un punto turístico de interés para observar todos los parajes del Bierzo», apuntan.

Ese proyecto se completaría con la cesión de la zona de casetas ocupadas por las empresas auxiliares de Endesa al Ayuntamiento de Cubillos "para proporcionar a pequeñas empresas y autónomos (como jardineros, electricistas, fontaneros, etc.) un espacio de almacenaje comunitario".

«Es necesario reutilizar las infraestructuras existentes para establecer una industria generadora de energía asequible y no contaminante que pueda sustituir a la central térmica de Endesa que a su vez proporcionaba trabajo a numerosas familias del Bierzo y de otros lugares de España y del extranjero», apuntaba entre sus ideas de sostenibilidad. En ellas también planteaba pedir a Endesa un proceso de desmantelamiento cuidado  y que contemple el reciclaje «las cenizas podrían ser aprovechadas para la creación de cemento.Las escorias podrían ser aprovechadas para el proceso de asfaltado», abundan. Una vez eliminados los residuos, solicitan una zona verde de esparcimiento.

Y considera que podría conseguirse presupuesto para sus propuestas. «Durante el proceso de desmantelamiento de las instalaciones de Endesa es imprescindible que el Ayuntamiento de Cubillos del Sil realice un seguimiento de las licitaciones de dicho desmontaje. El porcentaje que le corresponde al Ayuntamiento es del 3% del coste licitado.Esto supone una importante suma de dinero que nos daría una viabilidad económica para poder desarrollar estos y otros proyectos de emprendimiento y sostenibilidad», apunta.
Volver arriba
Newsletter