Publicidad
Pimpirineja

Pimpirineja

OPINIóN IR

28/06/2021 A A
Imprimir
Pimpirineja
Pues, verá usted, esta cuestión del indulto a los políticos presos catalanes, este cronista la ve como un enigma, una cabra loca, un sinsentido. Como aquellas carreras que, de chicos, hacíamos, a todo meter, pero sin ir a ningún sitio. Solamente por quitarnos de encima el muermo de la melancolía. El miércoles, 23, sin ir más lejos, salen a la palestra dos de los grandes: Fernando Savater, que opina que no, y Javier Cercas que opina que sí. Y los dos tienen sus razones poderosas. Lo que significa que el enigma se plantea sin solución posible. Todo depende del azar. Si sale con barbas… San Antón. De Pedro Sánchez, presidente del gobierno, y de sus numerosas viceministras, de esas, seguro que no.

Así que el cronista opta por dejarlo al azar, ya que con los separatistas catalanes la experiencia nos dicta que no hay otra solución. Así que pongan ustedes las manos abiertas sobre la mesa y, a pellizcar: «Pim pirineja, el rabo la coneja, pasó por aquí, pidiendo sal, sal menuda, pide pa la cuba, cuba de barro, pide pal caballo, caballo montisco, pide pal obispo, obispo de Roma, tapa esa corona, que no te la vea, la gata rabona, de mi tía Si-mo-na».

Pero como el otro día estuvo el presidente Sánchez en Barcelona, predicando su homilía (Alsina dixit) ‘del indultament’ en el Liceo, que se conoce que era misa cantada, la consideración deriva hacia ese tema de más calado, aun sin la asistencia de ningún miembro (ni miembra) del ‘gobern’ y con un aforo por debajo de lo normal. Mientras tanto el personal se enfrascaba en la interesantísima clasificación que se está formalizando en las redes entre los dos tipos paradigmáticos de catalanes: los Puros y los Botiflers. Y se van afianzando por un lado, entre los primeros, estos cinco: Pilar Rahola, Toni Alba, Cotarelo, Toni Soler y la Paluzie. Y por el otro: Serrat, Marsé, la Caballé, Boadella y Cercas. Pero el asunto irá dando para mucho más.

Algún día sabremos en quién cayó ‘la pica’, en qué mano se acabó la cantinela, sobre quién recayó el ‘na’ de la ‘si-mo-na’, porque los líos del azar no los conoce nadie y menos los líos del separatismo catalán de ahora con unos presos y otros huidos, y habiendo todos ellos desafiado (y desairado) a unos de los dos más puros y duros constitucionalistas con los que les tocó lidiar (Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, lista ella y coñón él).

Esta cuestión del ‘procés’, se nos presenta,pues, como un retruécano real, trastocado en una monserga que poco importa a quienes ya ni vamos a votar.
Volver arriba
Newsletter