Publicidad
Pico Aguasalio, en Crémenes

Pico Aguasalio, en Crémenes

LNC VERANO IR

Ampliar imagen
Vicente García | 10/07/2020 A A
Imprimir
Pico Aguasalio, en Crémenes
La ruta de la semana La montaña leonesa es nuevamente el destino de esta sencilla ruta entre Crémenes y Argovejo, con una cumbre de grandes vistas
En estas rutas de verano se alternarán recorridos por la montaña leonesa con otros donde los habitantes de esta provincia suelen pasar los veranos, más cercanos a la costa, tanto asturiana como gallega. Si la anterior ruta fue una costera, en estos momentos se llega a una cumbre modesta, pero con muy buenas vistas al entorno.

El pico Aguasalio domina la vega del Esla a su paso por Crémenes y tiene una hermosa figura desde esta localidad. La ruta que se propone ha sido seguida en partes al explicar otros recorridos, como la bajada del pico Cerroso o el descenso desde Aleje, por el Tejo Borbonejo, hacia Argovejo. Se podría bajar por las Escaleras, pero el tramo puede resultar complicado para algunas personas.

Coincide la ruta, en la ascensión, con la PR-LE 50, de los puertos de Tejedo, aunque el descenso se va a hacer por otro camino más agreste y empinado que llega a un hermoso arroyo dosde el caminante puede refrescarse.

La ruta


Comienza esta ruta en la localidad de Crémenes, desde donde hay que andar hacia el desvío a Argovejo y tras pasar el puente sobre el río Esla tomar el camino que sale a la derecha, donde se puede ver un panel con la ruta del Tejedo que es la que se va a seguir. El camino es cómodo aunque siempre pica hacia arriba hasta llegar a un cruce donde se va hacia la derecha, pues el camino de la izquierda lleva directamente al final de esta ruta, en el hermoso pueblo de Argovejo.

Continuando por el camino de los Barriales se aprecia la inmensa mole del farallón rocoso cortado con un tajo vertical por el arroyo que baja desde el vallejo del Pilón. El camino continúa hasta llegar a las antenas, siguiendo el desvío que sale a la derecha poco antes de llegar a la mole de la edificación tecnológica.

Sigue el camino por una crestería entre escobas y praderas para, poco después girar a la izquierda comenzando a descender hacia Argovejo que se divisa al fondo. Cuando el camino comienza a bajar bruscamente, se busca una trocha hacia la derecha, siguiendo una vereda que se introduce en el vallejo que baja directamente hacia el pueblo. Subiendo por ese vallejo se llega al bosque de donde sale un buen camino que hay que seguir, subiendo y subiendo entre hayas hasta salir a una pradera por la que se desciende para ascender posteriormente por el otro lado y llegar al contadero, un estrechamiento entre las rocas que se utilizaba para contar las cabezas de ganado que bajaban o subían al Tejedo, que es la amplia vega que hay a continuación.

Desde los puertos del Tejedo hay varias cumbres accesibles: el Cerroso, la más elevada de la que se ha hablado en estas mismas páginas en su descenso, Peña Rionda, el Pico Roscas, el Cuartas y el Aguasalio, el más modesto, pero con una excelente vista de Crémenes y su valle.

Para subir a esta cumbre es preciso buscar buenas veredas, pues hay muchas piedras sueltas y hay que remontar un fuerte desnivel. Si se asciende por la parte más despejada, la de la derecha, hay muy pocos árboles y en verano puede resultar un tanto sofocante. A la izquierda hay bosque, pero las veredas no están muy bien marcadas como se verá al regreso, por ello conviene realizar la ascensión por donde hay más visibilidad.

Poco a poco se va ganando altura, hasta llegar a la crestería de la izquierda por donde se sube bien y, una vez alcanzada, el desnivel es menor y se llega cómodamente a la cumbre, donde las vistas al entorno son espectaculares. Se ve el Espigüete al fondo y más cerca todas las cumbres que se han citado anteriormente, además del Jaido, el Jano la Peña del Caballo, mientras que al frente, hacia el Oeste se puede ver la Camperona con sus antenas y las montañas de las cuencas del Porma y Curueño, además de las cumbres de Riaño y se adivinan los Picos de Europa.

Para el descenso se baja por la crestería hacia la collada y desde allí se va descendiendo por el hayedo un descenso en el que hay que perder la altura conseguida para llegar a la cumbre y tras una primera parte en la que el bosque está lleno de veredas bien visibles, se llega a otra de matorral con el peligro de bloquearse, por lo que conviene salir hacia la izquierda del bosque y bajar al Tejedo y de allí al Contadero. Una vez pasado el estrechamiento se llega al prado y se va hacia la derecha, remontando una pequeña cuesta y comenzando a bajar por el bosque entre las hayas y las hojas caídas que son muchas. Hay un desnivel muy fuerte y conviene bajar con cuidado, pero sin detenerse demasiado. Tras un buen tramo de bosque con alfombra de hojas se llega a un pedrero, también con fuerte desnivel, para alcanzar al final el arroyo que baja por las Escaleras y ya en su parte sencilla, seguir hasta llegar al arroyo de la Trapa, donde hay un buen camino con una portillera. Por ese camino se llega a un desvío, siguiendo por la derecha, pues el de la izquierda es el que viene directamente de Crémenes que se vio en la ida.

Poco después se llega a Argovejo, donde finaliza la ruta. Si se desea hacer circular solamente hay que seguir unos kilómetros por carretera hasta llegar a Crémenes de nuevo.

Volver arriba
Newsletter