Publicidad
Los personajes del tío Ful: Adri, el Terremoto de Gradefes

Los personajes del tío Ful: Adri, el Terremoto de Gradefes

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández | 01/01/2022 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Adri, el Terremoto de Gradefes
Personajes En la lucha tiene el apodo de ‘Terremoto’ y Adri hace honor a él. Inquieto, polifacético... fue en su pueblo, Gradefes, quien cada día animaba a los confinados con la dulzaina
Adri, Terremoto de Gradefes en la lucha, le sobran motivos para mostrar la cara de felicidad que siempre tiene, mezclada con esa pizca de travieso que tiene todo niño inquieto, activo y bueno como él.

Le hace ilusión ser el elegido para repetir una de las entrevistas del año y, de paso, felicitar las fiestas a quienes le vean. Uno es el motivo principal, recordar cómo Adri Ferreras cada día del confinamiento cogía la dulzaina y hacía sonar el ‘Resistiré’ para que sus paisanos de Gradefes, confinados en sus casas, muchos de ellos de bastante edad, asustados con aquella pandemia que no sabían bien qué era tuvieran un soplo de ilusión, de ganas de seguir peleando.

- ¿Porqué lo hacías Adri?
- Yo solo quería que la gente que estaba confinada escuchara la canción, pasara un rato entretenida y animarles.

Cada día se subía a un escenario que les preparó Salva, su padre, y le ponían música al silencio de la pandemia, unos veces solo y otras acompañado del imprevisible Leo, al que no se le puede exigir nada pues tan solo tiene dos años... y buenas maneras de músico.

Fue pasando el tiempo, mejorando las cosas, suavizando el confinamiento y Adri siguió al pie del cañón. Cuando podía hacía un pasacalles por el pueblo, cuando se lo piden participa en algún proyecto solidario, tuvo el enorme privilegio de que el gran Carlos Núñez le invitara a compartir escenario en el cierre de su concierto en el Monasterio de Sandoval, ganó la Liga de Verano en su peso y categoría de lucha leonesa, acaba de ser medalla de bronce en el Campeonato de Castilla y León de judo.

Pero en lo que siempre es medalla de oro es en ánimo, en buena predisposición para todo, en solidaridad... Por ello, no le cuesta nada sacar la dulzaina de la funda y dejarnos un villancico para despedir este complicado año con buen sabor de boca y las notas de una de las joyas de la música navideña; el Adeste fideles, del que no se sabe bien su autor porque es de todos.
Volver arriba
Newsletter