Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Pero, ¿cuándo maqueta y escribe esta gente?

Pero, ¿cuándo maqueta y escribe esta gente?

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 30/01/2016 A A
Imprimir
Pero, ¿cuándo maqueta y escribe esta gente?
La crítica de la semana Tom McCarthy habla del sano ejercicio de una profesión que no pasa por su mejor momento
Para los que todavía no estén familiarizados con el cine de Thomas McCarthy, uno de los tipos más honestos que conozco del cine norteamericano, les recomiendo por supuesto ‘Spotlight’, pero aún más encarecidamente dos de sus trabajos anteriores, ‘Vías cruzadas’ y especialmente ‘The visitor’, que marcan el estilo nada vehemente del director de New Providence, que en ‘Spotlight’ habla del ejercicio de informar y de los profesionales que lo llevan a cabo, que no pasan por su mejor momento, a través del caso real del equipo de investigación del rotativo Boston Globe que sacó a la luz el caso de los curas pederastas cuyos abusos estuvieron amparados durante años por las más altas instancias de la Archidiócesis de Boston. Lo que hace diferente a ‘Spotlight’ de otras películas del subgénero periodístico es que McCarthy pone esta vez el foco en el mensajero, en los periodistas de despacho y de a pie que tratan de esclarecer unos hechos con demasiados culpables, incluso dentro de la profesión, que hace que la película gane en credibilidad. Los cuatro integrantes de Spotlight nada tienen de héroes ni visionarios, sus logros son el resultado de su perseverancia, del trabajo de campo, de la energía que desprende alguno de sus componentes, como el que interpreta Mark Ruffalo, de la buena dirección y sobre todo de la independencia de los editores respecto al poder político y económico, que por desgracia es algo que se ha perdido en este loable oficio cuando se practica con honestidad.

Volver arriba
Newsletter