Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Pentimentos

Pentimentos

OPINIóN IR

15/02/2020 A A
Imprimir
Pentimentos
Cuando a una pintora no le convence la boca que le ha salido o un pintor quiere quitar el ramo de flores o el trozo de pan que ha puesto sobre una mesa, sólo tienen que echar más óleo sobre el lienzo y modificar o tapar, según. Puede ocurrir también que al público no le guste algo y entonces el artista lo cambie, a veces para mal. Fue lo que ocurrió con el retrato que John Singer le hizo a Virginie Amélie Avegno, una famosa de la época. El tirante del vestido negro que caía sobre el hombro izquierdo provocó un escándalo. A las mentes calenturientas que veían el cuadro les parecía que el otro tirante pronto resbalaría y que la mujer se quedaría desnuda. Así que Singer repintó el cuadro, subió el dichoso tirante y el retrato perdió aquello que lo hacía más interesante: la sugerencia.

Estos cambios es lo que en arte se conoce como ‘pentimentos’, traducido del italiano: arrepentimientos. Menos en algunos casos, como en el de Singer, arrepentirse no es malo. Si se encuentra un error o se quiere hacer un cambio, está bien corregir, aunque las imágenes originales continúen debajo y todavía puedan ser desveladas con rayos X o luz ultravioleta.

Todos tenemos ‘pentimentos’, algunos todavía sin enmendar. Los territorios también y es entonces cuando intentan rectificar sus paisajes. Las manifestaciones «por el futuro» convocadas para este domingo en León, Ponferrada y Villablino muestran del deseo de repintar el cuadro de una provincia en la que continúa la falta de oportunidades laborales y la despoblación. Hace algo más de un año de las convocatorias anteriores y la reiteración quiere decir que todavía no se sabe cómo rectificar el panorama. El peso de la historia hace además imposible pintar sobre una tela en blanco.

No es fácil saber por dónde empezar y tal vez se han escuchado ya demasiados discursos. Está bien echarse a la calle para reconocerlo y para reconocernos, pero si se quiere dar color a un lienzo tan grande no valdrá con esperar a que surja el milagro de un Picasso. Cada uno tendrá que coger un pincel y pintar su parte.
Volver arriba
Newsletter