Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Pediatría

Pediatría

OPINIóN IR

21/07/2019 A A
Imprimir
Pediatría
Leo una circular de la Dirección Médica de Atención Primaria en la provincia de León. El asunto que se señala en ella menciona a los «pediatras de referencia en periodo estival». Como todas las circulares, ésta también es fría e insensible. Más todavía si atendemos al asunto aludido. Confirma lo que ya conocíamos por ediciones anteriores y que no se ha sabido corregir: la ausencia de posibles sustitutos durante las vacaciones de verano. Y lo resuelve como resuelven las circulares los problemas, sean de la magnitud que sean y golpeen a quien golpeen. Una derivación en este caso, que, dicho así, parece algo común y nada grave. Pero no es tal.

Los puentes aéreos que diseñan esos desvíos no son menores y enlazan poblaciones como Sahagún, Cistierna y Riaño, entre otras, con León o Babia con Trobajo del Camino. Son sólo algunos ejemplos de toda la retahíla recogida en la circular. Así, sin más, previo paso por la opinión del médico de familia, se dice, cuando lo hay, digo. Eso sí, añaden: serán casos excepcionales que no admiten demora. La demora se referirá, suponemos, a la enfermedad, no a la provocada por el traslado, que ése es otro negociado, posiblemente el de Fomento. Aunque, sin exagerar, también podría ser el de Asuntos Exteriores.

Que se sepa, ni la firmante de la circular ni toda su cadena de mando han presentado la dimisión, aunque sólo fuera por rebeldía contra su firma, que sería un comportamiento honroso. Tampoco nadie fue cesado ni dio mayores explicaciones que las recogidas en ese documento de miseria. Será demagogia, pero inevitablemente uno recuerda imágenes de niñas y niños desasistidos con las que todos nos conmovemos. Todos menos los redactores de circulares y los gestores que las gestionan, unos eslabornes de burocracia sin alma. De manera que todos contemplamos el dolor de más allá como una condena ajena y pasamos de puntillas sobre la incapacidad del más acá moderno y desarrollado del que al parecer formamos parte. ¿Se puede permanecer impasibles?
Volver arriba
Newsletter