Publicidad
Pareidofilia postconfinamiento

Pareidofilia postconfinamiento

MAGALI LABARTA IR

ONIRIVARIO. Pareidofilia postconfinamiento. Mayo del 2020 en los alrededores de la Catedral. Ampliar imagen ONIRIVARIO. Pareidofilia postconfinamiento. Mayo del 2020 en los alrededores de la Catedral.
Magali Labarta | 17/08/2021 A A
Imprimir
Pareidofilia postconfinamiento
Retablo de fotógrafos CONTRAPORTADA | Por Magali Labarta
En Suiza, sus hermanos no lo reconocen. Trabajar en la Agencia Suiza de Telégrafos no es tentador. En 1910, Frédéric estaba en Bruselas. «Actúo desde hace una semana», escribe a un amigo: «gano de sesenta a cien francos al mes». Hace de secundario en Carmen, que se representa en el Teatro de la Moneda. Pero es solo un comienzo: buscan talentos para un music-hall. Frédéric sabe hacer algunos números de habilidad con raquetas de tenis; y, en efecto, lo contratan como malabarista. Se embarca en una gira de diez días por Inglaterra. Hay un campeón mundial de diabólo que hace trucos. Se llama Lucien Kra, y se convertirá en editor de poesía de vanguardia en París. Frédéric comparte un cuarto miserable con un estudiante de medicina del East End, el barrio judío, que se pasa el día leyendo a Schopenhauer y que por las noches se deja pegar patadas en el culo subido a un escenario: su nombre es Charlie Chaplin.

Trabajos forzados. Los otros oficios de los escritores.
(Daria Galateria)

Otras contraportadas de Magali Labarta


Volver arriba
Newsletter