Publicidad
Papá, mamá, de mayor quiero dedicarme a la ciencia

Papá, mamá, de mayor quiero dedicarme a la ciencia

ACTUALIDAD IR

Víctor S. Vélez | 12/02/2020 A A
Imprimir
Papá, mamá, de mayor quiero dedicarme a la ciencia
Educación La Escuela de Ingenierías organiza nueve talleres en los que 180 alumnos de Secundaria se han acercado a la robótica, la informática o la impresión 3D
La Escuela de Ingenierías Industrial, Informática y Aeroespacial ha organizado este miércoles una jornada de talleres científicos para alumnos de seis colegios e institutos leoneses. Más de 180 estudiantes preuniversitarios han podido pilotar los aviones del simulador de vuelo, construir arduinos o probar una impresora 3D.

Los nueve talleres han estado coordinados por profesoras e investigadoras de la Universidad de León (ULE) debido a la celebración en esta semana del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Un equipo de 25 voluntarios, formados por alumnos de los últimos cursos de las titulaciones que se imparten en la Escuela de Ingenierías, ha sacado adelante este evento que se ha desarrollado con talleres simultáneos en el edificio principal y en el Módulo de Investigación Cibernética (MIC).

La sesión ha tenido el doble objetivo de visibilizar el papel femenino en el ámbito científico y de presentar a los alumnos de tercer y cuarto curso de Secundaria posibles horizontes para su formación. La subdirectora de la Escuela de Ingenierías, Inmaculada González, ha destacado el trabajo que desde allí, con sus adelantes tecnológicos, hacen con otros ámbitos como el sanitario o el veterinario. 

Los alumnos de los institutos de Carrizo de la Ribera, Eras de Renueva, Padre Isla, Ordoño II y de los colegios de Agustinas y Don Bosco han aprendido nuevos conceptos sobre drones, informática o programación de robots. 'Simulación de vuelo', 'Fabricación aditiva', 'Ciberseguridad', '¿Hay Wifi?', 'Drones', 'Electricidad', 'Robótica', 'Fabricación 3D' y 'Arduino' son los nombres de los laboratorios por los que han pasado en una mañana para despertar vocaciones.

El acto ha concluido con una serie de juegos de razonamiento y un almuerzo en el hall de la Escuela de Ingenierías. Según explica Inmaculada González, en este cierre de jornada los estudiantes de la ESO probaron a realizar experimentos como lanzar un huevo envasado sin que se rompa o conocer más detalles sobre la aerodinámica de los aviones.
Volver arriba
Newsletter