Publicidad
Pandemia

Pandemia

OPINIóN IR

07/04/2020 A A
Imprimir
Pandemia
Seguimos en cautiverio, el virus nos ha atacado a traición y lo que es peor, no hemos tenido una planificación acorde para hacer frente desde la trinchera a las consecuencias imprevisibles, tanto en la pérdida de vidas como en la situación económica que se nos viene encima. El Estado y los Gobiernos llevan décadas acostumbrados a perder competencias, cada vez tienen menos fuerza para aplicar políticas que favorezcan a la ciudadanía y al mismo tiempo sirvan para corregir desequilibrios entre los territorios y los diferentes colectivos sociales. Un Gobierno debe tener la suficiente capacidad para hacer frente a situaciones imprevistas como es el caso del coronavirus y de no atender al poder ultraliberal del mercado que es el que manda.

En un mundo globalizado, los Estados se sientan en una misma mesa y desde la concordia, acuerdan y firman documentos con buenas intenciones. Pero siempre hay algún líder que oculta información, como el informe que ya conocía Trump que alertaba de esta peste en el año 2017 y recomendaba que se hiciese acopio de respiradores, mascarillas y camas de hospital. De ser cierto el documento que saca a la luz el ‘The Nation’, se hubiese podido actuar a tiempo y alertar a los demás países para que tuviesen la posibilidad de prevenir esta agresión viral sin necesidad de improvisar, a la vez de poder exigirles responsabilidades en caso contrario. Pero esto no ha ocurrido, nuestro Gobierno al igual que otros trabajan día y noche para hacer frente a esta nueva situación, con una resolución inspiradora acertada para combatir el virus, así se lo reconoce la OMS, que a su vez felicita a las y los trabajadores que están en primera línea, por su heroísmo.

¿Dónde está el poder económico mundial?, ¿acaso se esconde y tiene miedo a que los Gobiernos, empujados por sus ciudadanos, caminen hacia un modelo intervencionista, inspirado en el pensamiento keynesianismo, que nos libere del libre comercio y del desmadre al que estábamos acostumbrados? Si es así, algo bueno sacaremos de este parón.
Volver arriba
Newsletter