Publicidad
Pactar por pactar

Pactar por pactar

OPINIóN IR

23/07/2020 A A
Imprimir
Pactar por pactar
Tuve una amiga que se pasó los años huyendo del compromiso. Con nada y con nadie, ella repetía que se debía a la veleta de la libertad sin saber que aquello de someterse al viento era otra forma de comprometerse. Otro amigo que también tuve era esclavo de las obligaciones, las convenciones sociales y todo aquello que presuntamente el resto esperábamos de él. Andaba siempre ocupado en ocuparse con cualquier cosa trascendentemente intrascendente pero urgente para no defraudar a alguien. Vivía con ambos en una de esas selvas de ciudad y juventud que son los pisos de estudiantes. Su lucha por imponer la forma de entender el mundo era constante y siempre terminaba en tablas. Sin embargo, ambos cumplían con lealtad y sin excusas. Sabíamos a quien acudir para retar a la rutina y a quien arrimarnos para hacer geométricos los días.

Para Sartre «el compromiso es un acto, no una palabra». Su compromiso eran sus actos, esa coherencia que ya no conoce la política. En Castilla y León el gobierno de coalición y los partidos que lo componen está dilapidando el escaso prestigio que le quedaban a nuestras instituciones. El compromiso no es una palabra pero es que ahora tampoco una firma, ni siquiera una ovación de palmeros. Los acuerdos se erosionan con el paisaje. Así, lo que firmó el PP de las 35 horas al llegar a gobernar no valía. También se debió mojar con la última tormenta el acuerdo del diálogo social sobre el complemento autonómico de los ERTES, ya en pandemia. Pero Mañueco e Igea piden más pactos. Falta por desarrollar el de la reconstrucción y también quieren pactar los presupuestos. Los que exigimos amplios consensos no pedimos firmar por firmar, ni hablar por hablar. Los gobiernos que firman cheques sin fondos son ejecutivos fallidos. Las administraciones imprevisibles e inmaduras solo generan desconfianza. Me acordé ayer de aquel par de amigos que se perdieron en el tiempo. Él seguirá cuadriculando esferas y ella peinando tempestades.
Volver arriba
Newsletter