Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Paciencia demostrada con los técnicos

DEPORTESIR

Cea da instrucciones al lado de Valverde durante el choque en el Camp Nou. | DAVID RAMÍREZ (CYDLEONESA) Ampliar imagen Cea da instrucciones al lado de Valverde durante el choque en el Camp Nou. | DAVID RAMÍREZ (CYDLEONESA)
Jesús Coca Aguilera | 07/12/2018 A A
Imprimir
Paciencia demostrada con los técnicos
Fútbol / Segunda División B Víctor Cea apunta a seguir, al menos hasta el domingo, en una Cultural que lleva desde 2007 sin echar a su entrenador en mitad de la campaña / El último cese fue el de Antonio Gómez
El domingo, al acabar el partido ante el Salmantino, Víctor Cea parecía tener un pie fuera de la Cultural. El lunes, cuando la cúpula se reunió en el Reino de León intentando convencer a Aspire de la conveniencia de un cambio, su futuro alejado de León se antojaba sellado. Pero ni hubo noticia ese día, prolongándose su estancia al menos hasta el partido frente al FC Barcelona, ni la hubo este jueves una vez pasada la eliminatoria copera, por lo que salvo lo que ahora sí sería una gran sorpresa el técnico tendrá una nueva oportunidad.

Apunta a dirigir por tanto al conjunto culturalista el domingo (17:00 horas) frente al Guijuelo, en un duelo que se presume caliente en la grada, salvo que los leoneses consigan encarrilarlo rápido el choque y cambien radicalmente su imagen, visto que la paciencia parece haberse acabado en la grada después de las últimas actuaciones.

De lo que pase ante la escuadra salmantina, la visita al Deportivo B y el duelo en León frente al San Sebastián de los Reyes, partidos que cierran este 2018 para la Cultural, parece depender el futuro del técnico, si bien visto lo visto no hay nada ya garantizado en un club que ha demostrado tener una gran paciencia con sus entrenadores ya desde antes de la llegada de Aspire.

Y es que, en un mundo del fútbol en el que el primer culpable siempre se busca en el máximo responsable técnico, sorprende el dato de que la Cultural lleva ya 11 temporadas, desde el año 2007, sin echar a su entrenador a mitad de campaña.

La Cultural encadena ya 11 campañas sin ceses, pese a que 5 técnicos sólo duraron un año. Sólo repitieron Milo, De la Barrera y Cembranos Desde el cese en aquella ocasión de Antonio Gómez, en la jornada 20 cuando estaba a siete puntos del ‘playoff’ de ascenso, todos los inquilinos del banquillo culturalista han tenido al menos un año de margen, aunque casi todos ellos no se quedaran luego más en León.

Fue el caso, por este orden de Álvaro Cervera, Josu Uribe, Alberto Monteagudo, Javier Cabello y Juan Ferrando, siendo los dos únicos que han repetido Milo Abelleira (llegó a mitad de la campaña anterior y siguió otro más), Luis Cembranos (que estuvo los dos años de Tercera y el primero tras la vuelta a Segunda B) y Rubén de la Barrera (que subió a Segunda y dirigió al equipo en Plata).

De momento sigue aguantando Víctor Cea, a quien Iván Bravo personalmente continúa sosteniendo. ¿Hasta dónde llegará la paciencia de Aspire? Se verá en las próximas semanas si no llega la reacción blanca, si bien en los equipos de la Academia hay un antecedente cercano de destitución, ya que en el Eupen belga sí que hicieron un relevo la campaña pasada, estando aún a primeros de noviembre, para poner a un Claude Makelele que acabó salvando al equipo y siguiendo este año.

De momento, en León la apuesta es otra. La cabeza de Cea sigue pendiendo de un hilo, pero al menos ahora vuelve a tener otra ocasión más para intentar salvarla... aunque siendo consciente de que cada fallo se mirará con lupa.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle