Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Pablo Calvo: "La provincia de León está en una clara situación de emergencia"

Pablo Calvo: "La provincia de León está en una clara situación de emergencia"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Sergio Jorge | 05/11/2019 A A
Imprimir
Pablo Calvo: "La provincia de León está en una clara situación de emergencia"
10N El candidato de Vox al Congreso se muestra confiado en lograr representación en la Cámara Baja por la provincia leonesa
El procurador leonés Pablo Calvo se estrena en unas elecciones generales encabezando la lista de Vox al Congreso por la provincia de León. Unos comicios en los que las encuestas dan la posibilidad de que la formación de Santiago Abascal logre representación en la Cámara Baja también por León, de ahí que su candidato se muestre optimista con esta posibilidad.

– ¿Cómo afronta Vox estas elecciones?
– Entendemos que la entrada de Vox es muy joven y reciente, pero tenemos unas expectativas muy buenas. Mucha gente nos para por la calle, nos da su apoyo, nos alienta. Tenemos una provincia que es muy complicada, porque hemos pasado de seis a cuatro diputados en pocos años, lo que hace que luchemos por una cuota, el cuarto diputado. A raíz de eso, las expectativas son buenas, pero quien tiene que tomar la decisión es el ciudadano.

– El partido demostró en un acto con Ortega Smith un gran apoyo. ¿Espera poder sacar representación?
– Lo vemos totalmente factible. Es cierto que vemos un encaje dentro de la posibilidad del número de votantes, que sea significativamente superior a las elecciones anteriores, porque si se superan los casi 34.000 votantes en un poquito margen podríamos estar ahí. No sé si seremos sorpresa, pero sí un paso importante en la implantación de Vox en la zona norte.

– ¿La entrada en liza de UPL y la subida del PP les perjudicará?
– Cada partido tiene su nicho de votantes. Últimamente hay mucha movilidad, no hay tanta fidelidad a los votos, pero Vox es uno de los partidos que más fidelidad tiene de sus votantes. Entendemos que UPL pueda tener una cierta movilidad de voto en determinados ámbitos, pero sinceramente creo que va a ser irrelevante, Quizás de partidos como PSOE, algo PP y sobre todo Ciudadanos son los que más votos va a recoger UPL.
Ha pasado sin pena ni gloria la capitalidad gastronómica, no ha tenido una continuidad
– ¿Cuáles son las propuestas que ofrece relacionadas con León?
– La provincia de León, al igual que el resto de España, está en una clara situación de emergencia. O nos ponemos las pilas todos o en unos años será una provincia más despoblada de lo que es y con una población más envejecida y sin ningún futuro. Me acuerdo muchas veces de ver los anuarios de la Cámara de Comercio en los que se veía una gran ilusión. Yo creo que se ha perdido esa ilusión y hay que recuperarla. Podemos establecer en tres ejes lo que habría que incidir: la economía, la comunicación y la despoblación. La agricultura está muy tecnificada y hay que seguir avanzando y relanzando. Otro aspecto importante es el turismo, muy de fin de semana, y habría que abrir a la provincia, que es maravillosa, para aprovechar la estancia de dos, tres o cuatro días. No hay un plan provincial para el desarrollo de turismo, como lo tienen otras provincias más pequeñas como Soria o Zamora. Otra derivada de esta problemática leonesa son las comunicaciones:hay que relanzar las autovías, como la León-Valladolid, que no puede seguir como está. Hay que hacer la autopista Ponferrada-Ourense, integrar Feve en el centro de León y, en definitiva, lograr recuperar lo que fue León con la industria farmacéutica, con esa Universidad que dio una expectativa enorme y que ha quedado diluida con el paso de los años. Si logramos relanzar esas dos derivadas, creo que la tercera vendrá de la mano.

– ¿Por qué cree que ha pasado todo esto?
– Porque la población que tiene capacidad para relanzar estos puntos se va de León. Hay una fuerza nacional, entre Madrid y Valladolid, a la que se va la población que sale de la Universidad o FP buscando donde tengan posibilidad de trabajar. La idea es que salgan de León, incluso al extranjero, pero que regresen. Hay que incentivar el regreso. Lo que no puede ser es que un emprendedor tarde años en desarrollar su empresa o proyecto porque tiene miles de trabas. Hay que rebajar las cuotas de autónomos y en definitiva, que la gente que le gusta su tierra no solo venga en Semana Santa, en San Froilán o en vacaciones de Navidad.
Hay que iniciar un desmantelamiento del Estado de las autonomías, es un estado fallido
– ¿La despoblación se puede frenar?
– La mayor tasa de despoblación se da en León y Ponferrada, somos los número uno en Castilla y León. Habría que implementar en agricultura y ganadería, y cómo no recuperar algo de la minería, algo que parece que ya está perdido. Tenemos una producción de carbón que no es excesivamente contaminante si lo comparamos con lo que están quemando Alemania o Polonia, y sin embargo por una mala interpretación ecológica hemos decidido desmantelar las térmicas. El carbón mueve muchísimos puestos de trabajo, no solo directos sino indirectos. Si volvemos a recuperar esa población, que básicamente está en el mundo rural, podríamos establecer unas bases para ir creciendo. El tema del turismo es uno por el que apostaría ya, teniendo un plan parcial del desarrollo del mismo, en el que estén involucrados desde las administraciones hasta las agencias de viaje, todos los sectores que tienen que ver con el turismo, tendrían que estar reunidos en una mesa dando soluciones y teniendo vocación de avanzar en el futuro. Una cuestión muy clara que ha pasado por León con más pena que gloria es la capitalidad gastronómica, no se ha tenido una continuidad, que es lo que nos habían aconsejado desde ciudades que lo habían sido anteriormente, con la terminología del ‘manjar de reyes’. Tenemos unos productos estrella, únicos casi en España, y que habría que promocionar a lo largo de los años.

– Se muestra totalmente en contra de las autonomías. ¿Tanto daño han hecho a España y a la provincia de León?
– Sí, creo que a España le ha hecho un daño enorme. Primero hemos realizado una estructura política y administrativa que no existía antes. Encajar esto para contentar a determinados partidos que en un principio eran nacionalistas pero que con el paso de los años se han convertido en independentistas hace que se formen unos 17 miniestados que tienen que nutrirse económicamente de algo. Ese dinero sale de los contribuyentes, con partidas tan ingentes y despilfarradoras que se podrían destinar a más pensiones, a más puestos de trabajo, a infraestructuras, etc. Por eso nos seguimos reafirmando en que el Estado de las autonomías es un estado fallido y por eso hay que iniciar un proceso de desmantelamiento, primero en recuperación de determinadas competencias como educación, justicia o sanidad. Sería un proceso que no vendría por un desmantelamiento inmediato, sino progresivo, o devolviendo las competencias al Estado central, y reubicando toda la administración en una forma más centralizada, más eficaz y menos forzosa.
Lo de España Suma lo único que suma es al PP, según lo plantearon era innegociable y no había diálogo
– ¿Este sistema ha perjudicado a León dentro de Castilla y León?
– Creo que en León estamos echando las culpas a los de fuera, y en gran parte tenemos que vernos en el ombligo y ver cuál es la cuota de responsabilidad que tenemos en todo esto. Cierto es que en Valladolid hay una recentralización, pero no hay duda de que el café para todos fue para todos menos para León. No hay una región en España en nuestra historia que tenga más importancia a todos los niveles, con una riqueza folclórica y cultural enorme, y en un momento dado los políticos que tenían que tomar las decisiones excluyeron a León de ese mapa de organización. Creo que León estaría mejor dentro de un todo que no dentro de un estado de las autonomías donde existiera la autonomía uniprovincial como Madrid o Murcia.

– Ha habido muchos cambios en la formación durante este año en la provincia. ¿Se ha logrado ya la estabilidad?
– Esperemos que sí. Vox es un partido que tiene muy poco recorrido en el tiempo, no hace ni un año no teníamos representación en ninguna institución, comenzamos a entrar en Andalucía con 12 diputados, y desde ahí el crecimiento ha sido exponencial. A partir de que es un efecto avalancha, como cualquier político nuevo que surge en el panorama español, no cabe duda de que viene gente de todo tipo. Hay que ir conformando equipos, que con el devenir de los meses se ve la eficacia y la capacidad de organización que tienen. Nosotros estamos de paso, tenemos una meta que cumplir a nivel nacional y local, y esperamos que la estabilidad haya llegado, pero lo que nos importan son las ideas, las necesidades de la nación española.
No somos ultraderecha, Vox es una amalgama de personas que vienen de distintos puntos
– ¿Ve factible un gobierno de la derecha en España como ha sucedido en Andalucía o Madrid?
– Primero vamos a esperar a los resultados, a ver dónde los españoles deciden depositar las confianzas. Y una vez que veamos cómo queda, si vamos a ser necesarios para conformar un gobierno estable en España dentro de unas políticas que estén acordes con lo que nosotros venimos manteniendo. No descartamos no tanto entrar en el gobierno o sí, pero sí vamos a ser determinantes como hemos sido en Murcia, Andalucía o Madrid. Lo que se pretende es que las políticas nuestras sean acogidas, sean desarrolladas y que se puedan implementar en cualquier gobierno desde dentro o de forma paralela.

– Ha sido el PP el que ha pedido la unión con Vox y Ciudadanos o incluso pidiendo que no se presenten en provincias pequeñas.
– Lo de España Suma lo único que suma es al PP. Según lo plantearon era innegociable, había una serie de puntos y o se aceptaban en su totalidad o no había capacidad de diálogo. Como verdaderamente se suma es cada uno por su lado. Cada uno tenemos nuestra forma de pensar y hay que ponerlo en la mesa para poder desarrollarlo.

– ¿Se siente a gusto con denominaciones como extrema derecha o ultraderecha?
– La verdad es que no. Vox es una amalgama de personas que vienen de distintos puntos, gente de un abanico muy amplio, y eso es riqueza, cada uno aporta su grano de arena y su forma de ver las cosas. Si ser de ultraderecha significa defender la unidad de España, estar con los españoles para que sus derechos y libertades no sean menoscabados por determinadas legislaciones, pues no habría ningún problema. Pero no nos consideramos ultraderecha ni nada, solo un grupo de españoles que ve que España está pasando por un momento muy crítico y trágico, y queremos dar soluciones y podamos llegar a buen puerto para ponerlas en práctica.
Volver arriba
Newsletter