Publicidad
Oxi o Nai (Ser o no Ser)

Oxi o Nai (Ser o no Ser)

OPINIóN IR

10/07/2015 A A
Imprimir
Oxi o Nai (Ser o no Ser)
El pueblo griego, cual Hamlet en su tragedia, se ha enfrentado al más existencial de los dilemas: Oxi o Nai, Ser o no Ser. El posible ‘Grexit’ heleno bien podría haberlo narrado Shakespeare.

Ser o no ser, he aquí la cuestión. Cualquier Hamlet griego podría haberse formulado el interrogante más universal: ¿Que es más elevado para el espíritu, sufrir los golpes y dardos de la insultante fortuna o tomar armas contra el piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas? Ser, se expresa con Oxi. Los griegos rechazan de manera decisiva, los términos de un rescate internacional, el 61% de los votantes apoyó el Oxi, frente al 39% de los votos por el Nai. Oxi significa no acabar con la recesión nunca. Al comienzo de esta crisis, en el año 2007, la ratio de endeudamiento de Grecia superaba el 100% de su PIB. A pesar de los muchos recortes del Estado e incluso de varias quitas y reestructuraciones en los años subsiguientes, los resultados de este ‘austericidio’ llevaron a que la proporción de la deuda al PIB no haya hecho más que crecer hasta llegar a más del 170% en la actualidad.

Y es que todos sabemos que los recortes no conllevan sólo una disminución del gasto público sino también una disminución de la actividad económica. El efecto es multiplicador y lleva a una disminución más drástica de los ingresos públicos y, por tanto, a que el déficit público no descienda. El estado griego entró en una espiral, acelerada e imparable, de endeudamiento simplemente insostenible por la manera en que se ha concebido y ejecutado. Aquellos que dicen ayudarle en realidad están deliberadamente contribuyendo a agravar el problema.

Cualquier Hamlet griego se formularía en su tragedia diaria otro gran interrogante: ¿Quién soportaría los ultrajes y desdenes del mundo, los agravios del opresor, las afrentas del soberbio, las insolencias del poder y los desdenes que el paciente mérito recibe del hombre indigno, cuando uno mismo podría procurar su reposo con un simple estilete? Las tragedias se caracterizan porque siempre se zanjan con un final triste, usualmente bastante sangriento y malvado. Posiblemente Grecia se verá más pronto que tarde obligada a abandonar el euro, pero ese Oxi ha sido un gran gesto de dignidad. ¿Europa se acerca a su fin?, ¿la desconfianza al impago de la deuda soberana se extenderá a otros países como España de manera inmediata?. ¡Quién sabe! Lo que si es posible es que España en su propia tragedia se tenga que enfrentar en breve a su Ser o no Ser. ¡Ojalá que no nos olvidemos de ese rotundo Oxi griego!
Volver arriba
Newsletter