Publicidad
Ovejero traslada a Madrid la razón social pese a la presión pública

Ovejero traslada a Madrid la razón social pese a la presión pública

ACTUALIDAD IR

L.N.C. | 28/05/2021 A A
Imprimir
Ovejero traslada a Madrid la razón social pese a la presión pública
Laboral Los trabajadores toman el centro de la ciudad y denuncian los intentos por llevarse patentes y producción a Polonia
Una gran caravana reivindicativa ha recorrido este viernes el centro de la capital leonesa desde la sede de Laboratorios Ovejero en el Polígono de Vilecha. 80 vehículos se sumaron a la sonora protesta por las calles de la ciudad para reclamar una salida a la situación que vive la empresa. Los trabajadores exigen a la dirección el pago de las diez nóminas adeudadas y que se cierre un acuerdo con un inversor para garantizar la viabilidad de la planta. Buena parte de los mensajes se dirigieron al CEO (director general) de la compañía, Juan Pablo Ovejero, al que acusan de la crisis que vive la empresa. Con pancartas con lemas como «Vende ya. Tanta paz lleves como descanso dejas» u «Ovejero pesetero, paga a tus obreros», el convoy reivindicativo circuló durante más de una hora. Pasadas las 14:00 horas, toda la comitiva rodeó la plaza de Santo Domingo en una inusual estampa que corroboró el éxito de la convocatoria.

Un seguimiento que contrasta con las noticias que en la misma plaza desveló el responsable de Industria de Comisiones Obreras (CCOO), Ángel Santos, quién informó de que Juan Pablo Ovejero trasladaba este mismo viernes la razón social de la empresa a Madrid, en un nuevo movimiento unilateral y en dirección contraria a los intereses de la plantilla y, en general, del tejido productivo leonés. Precisamente, el Grupo Labiana –que estuvo a punto de cerrar la adquisición de la planta– anunció el jueves que trasladaría a León la sede social de una de sus líneas si finalmente se cerraba el acuerdo.

Ante esta situación, Santos recriminó a Juan Pablo Ovejero el «poco compromiso social que tiene» y denunció que «lleva meses maniobrando para trasladar la producción y las patentes leonesas a su factoría de Polonia».


Grupo Labiana o Zendal


A las voces que reclaman soluciones se sumaron, también el jueves, las del alcalde de León, José Antonio Diez, y el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, que mostraron su solidaridad con la plantilla y urgieron a la mercantil a llegar a acuerdos con nuevos propietarios, como el propio Grupo Labiana o Zendal, con quien también ha estado negociando Ovejero.

Pese a los esfuerzos de la plantilla y de las instituciones, la solución no acaba de llegar, por lo que los empleados del histórico laboratorio mantendrán la reivindicación para tratar de salvar uno de los referentes del polo biotecnológico leonés. Como apuntaron ayer los sindicatos UGT y CCOO, la pérdida de la actividad en la emblemática firma sería un duro golpe para una provincia a la cola en prácticamente todos los indicadores económicos y con escasas oportunidades para los trabajadores. Además de las consecuencias para la propia plantilla del centro del polígono de Vilecha, el cierre tendría un duro efecto sobre cientos de empleos indirectos, como apuntan los representantes de los trabajadores. Un situación que la economía de la provincia viene soportando con demasiada frecuencia en los últimos años. Por todo ello continúa la huelga indefinida de la plantilla y el lunes volverán a protestar a las puertas de la factoría a la que buena parte de los 80 empleados han dedicado décadas de su vida.
Volver arriba
Newsletter