Publicidad
Otoño en la montaña leonesa

Otoño en la montaña leonesa

LNC CULTURAS IR

Vegabaño, un verdadero paraíso en otoño. | JAVIER VALLADARES Ampliar imagen Vegabaño, un verdadero paraíso en otoño. | JAVIER VALLADARES
Javier Valladares | 10/09/2015 A A
Imprimir
Otoño en la montaña leonesa
Naturalmente León Esta estación nos regala con tal gama de colores que no puede pasar desapercibida al fotógrafo aficionado y amante de la naturaleza en general
El otoño está ya a la vuelta de la esquina, y con él la época más fotogénica del año. Esta estación nos regala con tal gama de colores que no puede pasar desapercibida al fotógrafo aficionado y amante de la naturaleza en general. A la gama de amarillos y rojos que muestran las diferentes especies de árboles y arbustos de hoja caduca, hay que añadir los verdes de los prados que con las primeras lluvias reviven mostrándonos un contraste entre ambos muy vistoso aunque efímero.

Tradicionalmente en León, en la zona de la montaña, el otoño más intenso se produce entre el 20 de octubre y el uno de noviembre, aunque, según la climatología, puede haber variaciones en la intensidad y en las fechas.

Los bosques de hayas de la cordillera cantábrica se visten de gala. Los cursos altos de los ríos como el Porma, Curueño, Luna, Esla son un verdadero tapiz de color. Fresnos, cerezos, servales, compiten por los colores mas vivos y llamativos. En el Bierzo, por su parte, los viñedos nos muestran sus mejores colores, así como los castaños, cuyas hojas y erizos tapizan el suelo. Los robles, más tardíos, empezarán a amarillear un poquito mas tarde, cuando los demás árboles han perdido gran parte de su hoja.

Los arroyos muestran ya su bravura, perdida a finales de la primavera, e incluso alguna nevada temprana puede darnos una sorpresa y encontrarnos con un contraste de blanco y colores de otoño.

Es la época de la berrea del ciervo, y de febril actividad animal ante la llegada del frío, recopilando comida o grasas para el largo invierno leonés. Y cómo no, es la época de las setas, por excelencia. En los pueblos las chimeneas comienzan a dejar escapar los humos de las cocinas y el olor a madera quemada inunda las calles.
Volver arriba
Newsletter