Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Óscar López: "Lo ideal sería tener este año el proyecto para la segunda fase de San Marcos"

Óscar López: "Lo ideal sería tener este año el proyecto para la segunda fase de San Marcos"

ACTUALIDAD IR

El presidente de Paradores, Óscar López, en una imagen de archivo. | RUBEN CACHO (ICAL) Ampliar imagen El presidente de Paradores, Óscar López, en una imagen de archivo. | RUBEN CACHO (ICAL)
Alfonso Martínez | 21/02/2020 A A
Imprimir
Óscar López: "Lo ideal sería tener este año el proyecto para la segunda fase de San Marcos"
Turismo Entrevista al presidente de Paradores
Es presidente de Paradores desde julio de 2018 y llegó al cargo después de ser procurador, senador y diputado, además de haber ostentado diferentes cargos de responsabilidad dentro del Partido Socialista. El principal reto leonés que se encontró sobre la mesa al llegar a su actual responsabilidad es la rehabilitación de San Marcos, que acumula retrasos en la primera fase y que no tiene proyecto de ejecución en la segunda.

– Comenzando por lo más inmediato, finaliza ya el ERE temporal de la plantilla del Parador de San Marcos sin que la rehabilitación del edificio histórico esté concluida. ¿Cuál es la situación actual de los trabajadores?
– Es evidente que la situación de retraso en las obras nos está perjudicando a todos, a ellos y a la empresa, pero nosotros adquirimos un compromiso con la plantilla del Parador de San Marcos que pasa por mantener todo el empleo. Así está siendo y así va a ser. Vamos a mantener a toda la plantilla.

– Pero los trabajadores no se pueden reincorporar todavía y el ERE temporal de dos años se acaba…
– Lo cierto es que, una vez que acabe el ERE temporal, tenemos que pagarles todo el sueldo, pero estarán en casa, porque todavía no pueden ir a su centro de trabajo. Estamos hablando con ellos para racionalizar las medidas y minimizar el gasto. Y por eso les hemos pedido que vayan cogiendo las vacaciones para tenerlas adelantadas cuando se puedan incorporar de manera efectiva.

– Habla de mantener a los 85 trabajadores. ¿Seguirán todos en León o puede haber traslados a otros Paradores a la espera de que se acometa la segunda fase?
– Cualquier medida de este tipo sería siempre individual, acordada con el trabajador y en función de la situación en la que se encuentre. Si alguno plantea un traslado o una prejubilación, será siempre a iniciativa suya y con un acuerdo. Pero el compromiso de Paradores es mantener todo el empleo en San Marcos.

– ¿Pero hacen falta los 85 para el funcionamiento de la primera fase?
– San Marcos es el único Parador, junto con el de Santiago de Compostela, que tiene cinco estrellas. Una de las claves para conseguirlas es que se dé un servicio específico con unas determinadas características que se van a poder materializar gracias precisamente a que tendremos esa plantilla. La vamos a utilizar lo mejor posible para poder dar ese servicio de cinco estrellas.

No podemos volver a cerrar el Parador cuando se ejecute la zona nueva, ya que la obra va a durar más de dos años– ¿En qué punto se encuentra ahora mismo la obra?
– La obra acumula un retraso y nuestra prioridad es acabarla cuanto antes. Día que pasa, día que Paradores no ingresa y tiene gastos, porque vamos a tener ya toda la plantilla. Por eso es absolutamente prioritario desde todos los puntos de vista abrir San Marcos cuanto antes. Tenemos un último plazo dado por la constructora, que es el 30 de abril. A partir de ahí, nosotros necesitamos un tiempo para meter los muebles y la decoración y para que los empleados se pongan en marcha. Por lo tanto, a día de hoy tenemos la voluntad de abrir San Marcos en verano, porque así está planificado en nuestros presupuestos. No quiero dar un mes concreto porque estamos en manos de que la constructora acabe las obras. Lo que sí digo es que, a efectos presupuestarios y organizativos, Paradores está preparado para abrir en verano si se respeta ese plazo último que nos ha dado la constructora. El equipo de inmuebles de Paradores va casi todas las semanas a León para revisar el estado de las obras.

– Los retrasos en la obra han sido importantes. ¿Se van a pedir responsabilidades a la constructora?
– Nuestra prioridad es acabar y ahora mismo todos nuestros esfuerzos están centrados en eso.

– Se ha constituido una comisión de expertos para el proyecto artístico de San Marcos. ¿Van a estar todas las obras que había anteriormente?
– San Marcos tiene una obra artística muy importante que forma parte de Paradores. Tenemos 9.000 obras de arte y aproximadamente 1.000 están en León, para que nos hagamos una idea de su importancia. Es verdad que, al decidir los anteriores responsables de Paradores que se dividiera el proyecto en dos fases, ahora hay menos espacio solo con el edificio histórico. Teniendo en cuenta esta situación, la intención de Paradores pasa en primer lugar por conseguir que esté la mayor cantidad de obras posible. Y si es posible, que estén todas. En segundo lugar, pretendemos museizar San Marcos. Y para ello hemos contado con esa comisión de expertos, que además son todos de un nivel incuestionable y están en los mejores museos de España. Lo que nos han dicho es que quieren trabajar en seleccionar las obras para darles una coherencia y equilibrar el valor artístico con el espacio disponible. Si es posible, queremos que estén todas, pero no nos engañemos. También es verdad que de las obras que tiene San Marcos, unas tienen mucho valor y otras tienen poco. En los últimos años se ha hecho un esfuerzo de restauración muy importante. En el caso de León, se han restaurado 17 pinturas y siete piezas de tallas y mobiliario. Además, el techo de Lucio Muñoz, ya se ha rehabilitado y se va a volver a montar en una ubicación nueva. San Marcos va a tener a partir de ahora un segundo claustro. Será un claustro moderno, no histórico, que va a asombrar a quien llegue. En ese claustro va a estar la cafetería, el lugar de encuentro de aquellos que visiten el Parador o quieran pasar la tarde y merendar. Y encima va a estar el techo de Lucio Muñoz colgado a 15 metros de altura, con lo cual todo el mundo va a poder disfrutarlo. Se ha rehabilitado, limpiado y desinfectado el artesonado de la sala capitular. Se ha rehabilitado la Inmaculada de Antonio Pereda. También se ha actuado en los espejos del siglo XVIII y en todos los marcos antiguos que había… Aprovechando el cierre, se está haciendo un trabajo muy importante de restauración.

La constructora ha fijado el 30 de abril como fecha para acabar el edificio histórico. Si cumple, se abrirá en verano– ¿Va a ser ese segundo claustro la principal novedad que se van a encontrar los visitantes?
– Sí. Creo que va a sorprender. Va a ser un edificio absolutamente espectacular. Además, hasta que se acometa la segunda fase, todo San Marcos va a ser edificio histórico. Antes uno entraba por la puerta de San Marcos y acababa en una habitación de las del fondo que no tenía nada que ver con lo que se encontraba al principio. Ahora no, ahora todos los clientes van a estar alojados en el edificio histórico, que estará absolutamente restaurado y modernizado. Las habitaciones son completamente nuevas y respetan absolutamente el estilo arquitectónico. Se ha hecho ese segundo claustro y el cambio de ubicaciones va a dar mucha más espectacularidad al edificio. La recepción estaba a la entrada y junto a la escalera. Eso ahora se va a recuperar como un salón en el que se van a hacer actos, porque la recepción va en otro sitio más apartado. Ese salón de las escaleras va a tener mayor protagonismo para otro tipo de actos. Yo creo que va a impactar y estamos deseando que la sociedad leonesa pueda conocerlo.

– ¿Tiene ya alguna previsión respecto a la segunda fase?
– En primer lugar, es importante saber lo que nos encontramos, que fue nada. Cero. Nada presupuestado. Un proyecto básico, sí, pero no uno de ejecución. Esta es la realidad y es innegable. Puede decir lo que quiera quien quiera, porque esto es así. Ojalá me hubiera encontrado un presupuesto en marcha o alguna previsión, pero no había nada. A partir de ahí, hemos adquirido el compromiso de hacer una segunda fase. Y la vamos a hacer. Perdimos un año en el que me estuve dirigiendo por carta al anterior alcalde de León para pedirle que desbloquease el asunto de las plazas de parking, porque es clave para el proyecto de la segunda fase. Si no sabemos cuántas plazas tenemos, no podemos hacer un proyecto. En un hotel de cinco estrellas no se le puede decir a un cliente que llega que no tiene parking. Era fundamental ese asunto. Tengo que agradecer que los nuevos responsables del Ayuntamiento de León lo hayan desbloqueado nada más tomar posesión. Eso es una realidad. A partir de ahí, nosotros tenemos ya previsiones presupuestarias tanto para el proyecto como para la ejecución de las obras en los próximos años, empezando por este. Ya hay previsión para este año. La prioridad ahora es acabar de una vez por todas la primera fase, que ha supuesto una inversión total de más de 15 millones de euros. Tenemos que abrir cuanto antes, pero a continuación nos pondremos con la segunda.

Tendrá un segundo claustro moderno que va a impactar y la zona de la recepción y de la escalera será salón de actos– ¿Podría afectar la ejecución de la segunda fase en algo al funcionamiento del edificio histórico?
– Hay que hacer pedagogía con esto, porque quiero dejar claro que lo que no vamos a hacer es una segunda fase que nos obligue a volver a cerrar la primera. Es lo que pasaba con el proyecto que había, que era un edificio absolutamente pegado al otro que nos obligaba otra vez a cerrar. Los leoneses se pueden imaginar el daño que puede ocasionar que cerremos otra vez después haber abierto tras dos años y pico de obras. No tiene ningún sentido. Pondremos en marcha un nuevo proyecto que nos permita tener abierto San Marcos. Los arquitectos tienen que dar ahora una solución técnica para que los dos edificios estén vinculados sin que eso signifique tener que cerrar la primera fase mientras se ejecuta la segunda. No soy arquitecto, pero seguro que hay alguna solución para conseguirlo. Además, me han dicho que las hay, como la de construir el edificio independiente y que luego haya una pasarela cerrada que los una... No sé cuál será la fórmula, pero lo que no puede ser es que meternos en la segunda fase nos obligue a cerrar de nuevo la primera. El daño sería irreparable.

– ¿Qué inversión está prevista para esta segunda fase?
– Habrá que ver antes el proyecto, pero la inversión será claramente superior a la de la primera fase.

– ¿Se marca algún horizonte temporal para que esté terminada?
– Es muy pronto. Y más conociendo cómo funciona el sector público. Pero para nosotros es una prioridad. No se pueden fijar unos plazos concretos, pero lo ideal sería que fuésemos capaces de tener el proyecto este año y ejecutarlo a continuación. Esto llevaría otros dos años o dos años y pico. Construir el edificio nuevo es más fácil que actuar sobre San Marcos, donde han aparecido restos y donde hubo una filtración de agua del río que también nos retrasó las obras.

– ¿Qué idea tiene para esa segunda fase? ¿Tendrá algún aspecto singular?
– Ese edificio tiene que permitirnos que San Marcos oferte muchas más habitaciones, no solo 50 como en la primera fase. Nos tiene que permitir que San Marcos siga siendo en el futuro el corazón social de León y que por lo tanto tenga varias y distintas salas de reuniones y conferencias. Todos sabemos que San Marcos llegó incluso a celebrar siete bodas el mismo día. Necesita espacios para multitud de eventos sociales. Ese edificio nuevo tiene que aportar muchas más habitaciones, pero también salas para eventos.

– Se ha puesto en duda que el nuevo San Marcos conserve la categoría de cinco estrellas con el apellido de gran lujo…
– Que los leoneses se olviden de ese debate, porque eso va a ser así. San Marcos va a conservar esa categoría.

– ¿Cómo valora el funcionamiento del Parador de Villafranca del Bierzo?
–Es un establecimiento muy importante de nuestra red y está dando buenos números. Tiene una excelente directora, lo está haciendo muy bien. Es verdad que no es de los de arriba del todo a nivel de facturación, porque por su tamaño se sitúa en la mitad de la tabla, pero está dando números y está muy bien. Y ello es así en parte porque San Marcos tiene un efecto irradiador sobre muchos Paradores de su entorno, los situados en el Camino de Santiago, los de toda la zona noroeste… San Marcos es muy importante. En las últimas ferias que hemos estado, en Taiwán, Londres o Berlín, nos han preguntado por León. Las agencias y los operadores de viajes se interesan porque San Marcos está en todos los circuitos internacionales. La importancia de León trasciende a la provincia, a la comunidad y al conjunto de España. Los operadores nos están preguntando cuándo abrimos San Marcos porque nos van a traer a muchísimos grupos de turistas de todo el mundo. San Marcos genera mucho negocio a su alrededor, porque a veces no puede con toda la demanda y se recomienda otro establecimiento cercano, como el de Villafranca del Bierzo. San Marcos tiene mucha importancia en Paradores.

– ¿Podrá ser algún día realidad el ya viejo sueño del Parador de Villablino?
– No es competencia de Paradores. La apertura de nuevos establecimientos corresponde al Gobierno de España, que es quien se encarga de impulsarlos. Paradores se ocupa de hacer obras en los existentes y de explotarlos. Poco puedo añadir con respecto al Parador de Villablino.
Volver arriba
Newsletter