Publicidad
Oro verde

Oro verde

OPINIóN IR

25/08/2021 A A
Imprimir
Oro verde
Fue en 1945 cuando, al no poder hacerse las cerveceras españolas con el lúpulo alemán debido a los efectos de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a desarrollarse su cultivo en España, bajo la supervisión del Ministerio de Agricultura e impulsado por la creación de la Sociedad Anónima Española de Fomento del Lúpulo. Los buenos resultados en la ribera del Órbigo –en donde ya se daba previamente, aunque silvestre– la convertirían en pocos años en la gran zona productora de España, motivando en 1952 la construcción de la factoría de la sociedad en Villanueva de Carrizo.

En las décadas de 1960 y 1970 el lúpulo se convirtió en un motor económico, considerándose el ‘oro verde’; aunque después su cultivo se redujo drásticamente. Y, ya en 2015, la multinacional Hopsteiner se hizo con el 80% de la sociedad, iniciándose una nueva época para el lúpulo leonés, modernizando el cultivo y garantizando la compra de la cosecha –entre otras cosas– a los propietarios.

No sé si sabes que, aun hoy, la inmensa mayoría del lúpulo español –el noventa y muchos por ciento– se produce en los valles de los ríos Órbigo y Tuerto, en donde se cultivan algo así como medio millar de hectáreas –el año pasado se recogieron unos 800.000 kilos–; y para contribuir a su puesta en valor, el Ayuntamiento de Carrizo ha puesto en marcha este verano –principalmente los fines de semana– una nueva iniciativa: una ruta guiada en la que conocer la historia y el laborioso proceso de cultivo. Comienza en la tierra de Benito de Paz –impresiona ver un entramado de postes y alambres con plantas de unos ocho metros de altura–, y finaliza en la casa de cultura con una cata de cuatro cervezas artesanas leonesas. Si aún no has participado, todavía estás a tiempo…

Es el del lúpulo un mundo fascinante y, quizá, no lo suficientemente conocido…; y no sería mala idea, pues, que las instituciones apostaran por un museo o un centro de interpretación. Supongo que no será tarea sencilla pero, desde luego, merece la pena intentarlo.
Volver arriba

Newsletter