Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Orgullosos de "mi niña"

Orgullosos de "mi niña"

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 29/01/2020 A A
Imprimir
Orgullosos de "mi niña"
Es una pena que el barrizal en el que están convirtiendo el terreno de juego de la vida diaria nos obligue a movernos cada día entre ropas embarradas y sucias que le roban espacio a trajes blancos y bellos, que tapan a corazones grandes, como el de la niña que se asoma entre bambalinas, déjame que te llame «mi niña» solidaria.

Es una pena que enfrascados en analizar las gracias u ocurrencias de cualquier vicepresidente o similares nos roben el espacio que bien se ganan cada día gentes solidarias, generosas, altruistas, entregadas a cualquier causa en la que el único beneficio es para otros; como la niña que mira emocionada a ver si se llenan las butacas —déjame que te llame «mi niña»— para recaudar más fondos y poder luchar contra ese cáncer que tanto dolor causa, cada día, en tantos hogares.

En este León de cifras tristes —hoy nos azota la del paro— el barro tapa las cifras generosas, la de los donantes de sangre que nos colocan en la cabeza de la clasificación, la de los entregados a la causa de Amidown, Almon, Alzéhimer, AECC León... y tantas otras que, perdón, no puedo recoger aquí por falta de espacio. A ver si algún día el barro no nos impide ver la luz, la que trasmiten los ojos de la niña, déjame que te llame «mi niña».
Volver arriba
Newsletter