Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Orgullo de un pueblo, patrimonio de León

Orgullo de un pueblo, patrimonio de León

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
T. Giganto | 21/04/2019 A A
Imprimir
Orgullo de un pueblo, patrimonio de León
Folclore Pobladura quiere que su danza sea considerada de Interés Turístico Provincial
Ángeles y demonios. El bien y el mal. El blanco y el negro. Protagonistas y antagonistas. Danzantes y birrias. Esas son las dos partes de una tradición que tiene todos los componentes para ser el orgullo del pueblo: historia, leyenda, vestimenta propia y relevo generacional. Sin esto último no hubiera sido posible que algo de lo primero hubiera llegado hasta nuestros días pero lo ha hecho por el afán de los vecinos de Pobladura de Pelayo García por conservar sus tradiciones, esas de las que tanto presumen y que ahora les llevan a querer que sus fiesta del Voto sea de Interés Turístico Provincial para dar un paso más en su conservación como patrimonio de todos los leoneses.

En ello se afana actualmente el Ayuntamiento de la localidad, que reúne toda la documentación necesaria para avalar que la fiesta del Voto a la Virgen de las Angustias merece ser de Interés Turístico Provincial, un título que otorga la Diputación de León. Es en esta celebración donde los danzantes sacan a la calle su inmaculada vestimenta para honrar con bailes a la patrona del pueblo, momento en el que es hora de enseñar a todos los vecinos lo que han ensayado durante meses y lo que ninguno de ellos se quiere perder. Ahora ya están cerca de disfrutar de él dado que estas celebraciones serán el último fin de semana de este mes de abril. Será entonces cuando en la tarde del día 27 los danzantes acompañen a la Virgen de las Angustias en su recorrido por las calles de Pobladura de Pelayo García siendo así garantes de una tradición que conserva la parte de leyenda.

Esta cuenta que el Día del Voto de la Virgen de las Angustias, surgió en 1818 cuando una joven de la localidad, gravemente enferma, recurrió a la patrona pidiendo su intercesión para mejorar. Milagrosamente sanó y en agradecimiento acordó que ese día de la curación la honraría con misa y danzas. Danzas que ya tenían en la localidad por la tradición de la Cofradía del Santísimo. En la documentación que se conserva de esta aparecen alusiones a elementos que ya demuestran que por 1667 ya había danzantes en Pobladura. De hecho fue entonces cuando en ellas señalaron los gastos de la danza y pocos años después figura la compra de unos cascabeles que posteriormente la Cofradía arrendaría a algún vecino según los ingresos de 1699. Así figura en la documentación que ofrece en su portal web la Junta de Castilla y León. Entre los datos curiosos aquí recogidos figura que en 1746 la Cofradía gastó 53 reales en «dar de comer a los danzantes en los tres días».

Son muchos los jóvenes que se han sumado a esta centenaria tradición así como pequeños a los que ya inculcan la necesidad de continuar adelante con ella en el futuro, conscientes de su gran valor que convierte a la cita en un atractivo destino turístico durante sus fiestas. Además, cada año con motivo de las fiestas del Voto organizan un festival folclórico al que invitan a grupos de otras partes de España para compartir tradiciones y culturas con ellos, de modo que también son partícipes de la procesión.

El próximo 27 de abril la misa comenzará a las cinco y es en ella donde los danzantes hacen el paloteo ‘Bendito sea Dios’. Tras ella, celebran la procesión en la que los bailarines no paran de bailar durante todo el recorrido ante la Virgen de las Angustias al tiempo que tañen sus castañuelas. Los danzantes interpretan entonces, al ritmo de la dulzaina y el redoblante, melodías como ‘El tararira Simón’, ‘En Valencia te perdí’ y el conocido como ‘de la pataleta’. Y entre los blanquísimos danzantes, están los birrias, dos personajes que se encargan de que nadie se meta en el camino delos danzantes así como prestan su ayuda con agua.

Las complicadas coreografías que interpretan los danzantes con los palos en la mano son de dos tipos: los ‘doblaos’ y los ‘bailaos’. Estos segundos, más difíciles y más vistosos son de los favoritos del público y de los más aplaudidos porque es en ellos donde se demuestra la pericia del bailador. Por todos estos detalles en Pobladura de Pelayo García quieren que su fiesta sea de Interés Turístico Provincial, una celebración que para ellos es un orgullo y para León, una parte importante de su patrimonio.

Volver arriba
Newsletter