Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 24 de julio de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Ordenan la detención de la exnovia del asesino confeso de Laura Luelmo

Ordenan la detención de la exnovia del asesino confeso de Laura Luelmo

CYL IR

Ampliar imagen
Ical | 16/05/2019 A A
Imprimir
Ordenan la detención de la exnovia del asesino confeso de Laura Luelmo
Sucesos La mujer estaba citada para este jueves y no ha comparecido / Bernardo Montoya cambió su versión y la señaló como posible autora del crimen
La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Valverde del Camino (Huelva) acordó este jueves la detención y puesta a disposición del Juzgado de Josefa, la exnovia de Bernardo Montoya, el asesino confeso de la zamorana Laura Luelmo. La mujer estaba citada este jueves a declarar como investigada y no ha comparecido sin causa justificada en el marco de la causa por el asesinato de la joven en la localidad de El Campillo, en Huelva.

La juez había citado como investigada a esta mujer este jueves a las 10.30 horas pero no ha comparecido y no ha justificado dicha incomparecencia, por lo que se ha celebrado un acto procesal en el que la Fiscalía ha solicitado que se acuerde la detención y puesta a disposición del Juzgado de la investigada a fin de tomarle declaración.

Tanto la acusación como la defensa del varón investigado en este procedimiento se han adherido a dicha petición, tras lo que la juez ha acordado dicha medida.

El pasado mes de febrero, Bernardo Montoya, asesino confeso de la joven zamorana Laura Luelmo, cambió su versión y pasó a declararse inocente señalando como posible autora del crimen a su exnovia: "Josefa se presentó en mi habitación con un martillo que tenía guardado en una caja de herramientas y le propinó a Laura un golpe en la cabeza", fue lo que Montoya trasladó a unos funcionarios de la prisión donde se encuentra detenido según adelantó el programa ‘Espejo Público’.

En ese momento, Montoya declaró: "Tras meditarlo en mis horas de soledad he decidido cambiar mi versión porque no me voy a comer el marrón de Josefa. Tiempo atrás conocí a Josefa en el centro penitenciario del Puerto 3 y mantuve una relación con ella. Josefa se presentó en mi habitación con un martillo que tenía guardado en una caja de herramientas y le propinó a Laura un golpe en la cabeza".

Al conocer esa versión, Josefa se mostró "indignada" por las acusaciones de Bernardo Montoya, quien aseguró que tras tres años sin saber nada de su expareja, ésta lo visitó el pasado 12 de diciembre en su casa y que al verlo hablando con Laura por un ataque de celos le propinó un golpe. Al parecer, le reprocha a Bernardo haberle alquilado la casa a Laura a cambio de mantener relaciones sexuales con ella y, siempre según su versión, es cuando él lleva a Laura a la habitación y Josefa le propina dos golpes mortales.

Laura Luelmo, de 26 años de edad, desapareció el miércoles 12 de diciembre de 2018 en la localidad onubense de El Campillo, adonde había llegado ocho días antes al ser destinada como profesora para hacer una sustitución en un colegio de Nerva. El 17 de diciembre apareció su cuerpo sin vida en las inmediaciones de El Campillo, en una zona de terraplén y matorral.

Un día después, el 18 de diciembre, Bernardo Montoya fue detenido por su presunta implicación en la muerte de la joven, y confesó el crimen a primera hora de la mañana del miércoles día 19 en dependencias de la Guardia Civil de Huelva. La autopsia determinó que una contusión en la frente fue la que originó el fallecimiento de Laura, tras un fuerte golpe que le podría haber provocado un traumatismo craneoncefálico. La autopsia, además, reveló que Laura murió entre el 14 y 15 de diciembre, lo que supone que estuvo viva dos o tres días después de desaparecer.
Volver arriba
Newsletter