Publicidad
Odón Alonso Ordás: In memoriam en el 10º aniversario de su fallecimiento

Odón Alonso Ordás: In memoriam en el 10º aniversario de su fallecimiento

CULTURAS IR

El director de orquesta bañezano Odón Alonso Ordás. Ampliar imagen El director de orquesta bañezano Odón Alonso Ordás.
Fernando Pérez Ruano | 21/02/2021 A A
Imprimir
Odón Alonso Ordás: In memoriam en el 10º aniversario de su fallecimiento
Tribuna Fernando Pérez Ruano recuerda la figura del maestro Odón Alonso
¡Diez años ya…! ¡Cómo ha pasado el tiempo! Mi relación con el maestro Odón Alonso podríamos decir que era estrecha. Casi todas las semanas le visitaba en su domicilio madrileño. Charlábamos de cualquier tema, aunque la música era algo que, de una manera u otra, siempre estaba presente en nuestros encuentros.

Llevaba el maestro una vida sosegada, apacible, discreta y tranquila, pero también prestaba absoluta atención a la actualidad del momento. Comentábamos con frecuencia el acontecer de aquellos días y las cuestiones musicales más destacadas; también avanzábamos en los contenidos de algunas conversaciones precedentes que configurarían después algún que otro capítulo de mi primer libro sobre él. Con su característica amabilidad y cortesía me recibía y de igual modo tenían lugar nuestros encuentros a los que muchas veces se incorporaba doña Gloria, su mujer. Aquellas tardes eran una verdadera delicia, momentos únicos hablaras de lo que hablaras, pues la experiencia de vida y su particular perspectiva de esta concedían a aquellas visitas un valor añadido muy superior al propio objeto de la charla, la cual adquiría elevados grados de interés cuando esta versaba sobre música o sobre conciertos dirigidos por el maestro o anécdotas vividas en el ámbito profesional.

Habían pasado las navidades del 2010 y nos encontrábamos ya en 2011. Mis notas, apuntes y transcripciones de muchas de aquellas conversaciones mantenidas con él y con su mujer ya estaban muy avanzadas. Yo trabajaba en varios artículos que se publicarían en diferentes medios a finales del mes de febrero coincidiendo con su onomástica. Personalmente quería que mi primer artículo sobre él obtuviera su aprobación previa y en la que sería mi última visita así quedamos, en nuestro próximo encuentro le llevaría acabados los citados artículos.

En la mañana del lunes 21 de febrero de 2011 recibí una llamada telefónica. Doña Gloria personalmente me trasladaba la triste noticia del fallecimiento de su marido en la madrugada de aquel día. La noticia me inundó de tristeza y una amalgama de pensamientos, sensaciones y sentimientos acudieron a mí con el desgarro de haber perdido a un buen amigo, a un profesional admirado y a un ser humano excepcional, el maestro Odón Alonso Ordás.

Mi objetivo de sacar adelante el libro en el que llevaba tiempo trabajando y que hoy, diez años después, es el documento escrito más personal sobre él publicado, no podía derrumbarse por su ausencia sino todo lo contrario, era más necesario que nunca sacarlo adelante, aunque con la tristeza de saber que su protagonista nunca lo leería. Fueron días y semanas tristes pues el maestro era mucho más que un afamado director de orquesta retirado con el que compartía cierto tiempo de manera periódica y sobre el que proyectaba escribir y publicar un libro, era un amigo y un referente en mi ámbito profesional.

La noticia de su fallecimiento fue difundida por todos los medios de comunicación y a su viuda le llegaron numerosos telegramas de condolencia y muestras de afecto desde las más elevadas instituciones del Estado: SS. MM. los Reyes de España, el presidente del Gobierno, el entonces ministro de Cultura y un largo etcétera de orquestas y coros españoles, instituciones musicales, concertistas, compañeros de profesión y amigos. Todo el mundo musical sintió la pérdida de una importante figura de la música española y un adalid de la música de su tiempo, la creada por los compositores españoles a él coetáneos.

El Festival Otoño Musical Soriano de 2011 estuvo dedicado íntegramente a la figura de su creador. La labor de su actual director, el maestro José Manuel Aceña, y del Ayuntamiento de Soria, encabezado por su alcalde, don Carlos Martínez Mínguez, fue magnífica. Todos los actos y todos los conciertos del festival de aquella edición estuvieron marcados por un sentimiento de afecto y recuerdo muy especial. Fui testigo del mismo y participé activamente en él. ‘Conversaciones con el maestro Odón Alonso’, el primero de mis tres libros publicados sobre la figura del maestro leonés, fue editado por el Ayuntamiento de Soria y presentado públicamente en el seno de aquella edición del Otoño Soriano.

Hoy, al cumplirse el décimo aniversario de su fallecimiento y con dos libros más publicados sobre él por la Fundación Conrado Blanco de La Bañeza (uno de ellos es mi segunda tesis doctoral), me siento orgulloso de cuanto compartí con él y con su mujer, con la que sigo manteniendo una entrañable relación, y creo haber perpetuado y puesto en valor para la historia de la música española la afamada figura del director de orquesta leonés Odón Alonso Ordás.

Mi afecto y mi cariño en el décimo aniversario de su fallecimiento.

Fernando Pérez Ruano es doctor en Humanidades, musicólogo y compositor.
Volver arriba
Newsletter