Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Obligados a reinventarnos, por Luis Mariano Santos

Obligados a reinventarnos, por Luis Mariano Santos

CUENTA CON LEóN IR

Ampliar imagen
Luis Mariano Santos | 22/05/2020 A A
Imprimir
Obligados a reinventarnos, por Luis Mariano Santos
Cuenta con León El procurador de UPL en las Cortes analiza los retos de la provincia en el suplemento 'Cuenta con León' de La Nueva Crónica
Reconstruir o redefinir una economía después de una ‘guerra’ como la que estamos sufriendo, no es tarea fácil, más cuando el punto de partida de León era, que nosotros por desgracia, ya estábamos antes del COVID 19 obligados a reinventarnos. No se trata de firmar acuerdos vacíos, ni siquiera de fotografías escenificadas, se trata de tomar medidas realmente útiles para cambiar la inercia de una provincia a la cola, ya por entonces de los indicadores económicos.

No es momento de lamentaciones, es el momento de trabajar y hacerlo duramente, por ello quiero en este texto mostrar algunas de las fortalezas que pueden ejercer las sinergias necesarias para que salgamos con fuerza de este escenario dantesco que nos han impuesto las dos pandemias que León ha sufrido en los últimos 37 años: La pandemia del centralismo de un marco territorial terrible, que ha empobrecido a los leoneses, a toda una Región fomentando los desequilibrios territoriales y la despoblación, y la última con la crisis sanitaria del Covid 19 y con tantas familias sufriendo por la pérdida de sus familiares y cuyos efectos económicos serán también devastadores.

Se trata de aprovechar los fondos de una transición energética que posibiliten que una provincia tan rica energéticamente hablando, siga exhibiendo esa fortaleza territorial con el impulso de las energías limpias y utilice para ello esos fondos, que como siempre serán mucho menos de lo prometido y que deben repartirse, como su propio nombre indica, de forma proporcionada y justa, siempre en base a proyectos generadores de empleo, no para las ínfulas de algún alcalde venido a menos.

Es verdad que somos una provincia tremendamente rica en Patrimonio natural, un patrimonio que es difícil vender cuando no se tiene un plan definido, un plan turístico que permita definir estrategias de promoción para enseñar al mundo lo que poseemos. Dudo mucho que exista en toda España un lugar, una provincia como León con esa historia, con ese patrimonio natural y con esa riqueza monumental que la hacen destino importante y centro de atracción.

Que se cumpla de una vez ese compromiso de la Junta de Castilla y León, con la reindustrialización de una provincia que ha sufrido en los últimos años el final de su mayor fuente de empleo. Necesitamos de verdad ese compromiso, más allá de las fotos y el blanqueo de muchos consejeros autonómicos. Necesitamos que se fortalezca también nuestro empresariado, con asociaciones independientes y tractoras, a los que los políticos debemos ayudar en ese emprendimiento, facilitándoles el acceso a financiación, simplificando los tramites y, si es necesario, con un sistema fiscal que favorezca ese emprendimiento. Eso sí, necesitamos una clase empresarial fuerte y comprometida con la provincia, alguien que desde la independencia sea ágil y con responsabilidad social y política.

Necesitamos desarrollar nuestra fortaleza logística, porque eso es algo que nadie nos puede quitar, nuestra posición geográfica nuestra estructura territorial de país hace a León vital en el desarrollo del corredor Atlántico, a pesar de los esfuerzos de felones e incompetentes por apartarnos, favoreciendo otros territorios.

Y cómo no, con otro eje importantísimo, y otra de nuestras fortalezas, la agroalimentaria, ese es un nicho clave que debemos vigorizar, aquí como en el caso del turismo sólo tenemos que acertar con la forma de exportar todo aquello que poseemos, si nuestros esfuerzos se dirigen al fomento de la calidad y de la promoción, iremos por el buen camino.

Todas estas fortalezas que he intentado plasmar en este artículo, son el principio de un camino que ya avanzó la ciudadanía en la última manifestación, las infraestructuras, internet, un polo tecnológico importante a fortalecer, un sector biofarmacéutico en expansión sobre el que hay que incidir… en general, las muchas deficiencias de una provincia olvidada por unos políticos centralistas y las muchas oportunidades que se nos presentan, han de venir de la mano de la reconstrucción y de la reinvención, y esto se puede plasmar en una «mesa» o en una «silla», se puede hacer con banderas o sin banderas, pero lo que ya no acepta dilación es que el Pacto por León es cosa de todas las administraciones, de todos los partidos y de todos los protagonistas, quien persiga la foto y sólo la foto, la chanza o la felonía, esos no tendrán sitio y quien no lo entienda que apure sus últimos momentos de sillón, porque de esa absurda comodidad le van a expulsar los ciudadanos, esos que llevan sufriendo mucho tiempo en silencio y que ya demostraron, antes del coronavirus, que han perdido el miedo, esos que inundaron las calles de León demandando el futuro que les han hurtado, esos que blandían banderas para demostrar que son y quieren vivir en León y en la Región Leonesa.
Volver arriba
Newsletter