Publicidad
José López Robles, in memorian

José López Robles, in memorian

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Julio Álvarez y José Luis González | 27/01/2021 A A
Imprimir
José López Robles, in memorian
Obituario
Retorna a mi memoria la primera imagen que mantengo en mi retina de José, a finales de los años 80, en el Palacio de la Diputación Provincial: corbata oscura, traje gris marengo y unas carpetas bajo el brazo.

Domingo su padre, panadero en Beberino y sarriano de origen, había sido sentenciado en el año de 1938 a doce años y un día de prisión por el delito de “auxilio a la rebelión”; iniciando un peregrinaje carcelario, como tantos otros, que le llevó desde San Marcos a la prisión de Astorga y de aquí a la de Toledo. Este hecho, sin duda alguna, debió influir de manera decisiva en la formación no sólo de su personalidad, sino también de su ideología; acrecentado por el trabajo cotidiano, codo con codo, con su progenitor.

Alcalde de su querida Pola de Gordón natal y Vicepresidente de la Diputación provincial bajo el mandato de Alberto Pérez Ruiz, quien le encomendó algunos proyectos como el aeropuerto, el Nuevo Riaño, o la reorganización de varios servicios; bajo su mandato municipal se promovieron y construyeron viviendas sociales en el Barrio de San Roque y se erigió el nuevo cuartel de la Guardia Civil, en el casco urbano.

En los cargos públicos que desempeñó siempre estuvo al lado de los más necesitados, tomando decisiones para que los servicios básicos como un abastecimiento, una carretera o una línea de teléfono llegaran a los pueblos más pequeños de la provincia. Servidor público ejemplar, discreto y humilde que volvió a ganarse la vida como uno más. Vivía como pensaba, fiel a sus ideas; cuestión que hoy en día, parece poco menos que utópica o ficticia.

Hace ya años rondábale por su mente un planteamiento de futuro, relacionado íntimamente con uno de nuestros problemas de hoy: la despoblación rural. Esta inquietud sobre el debate local y a la reestructuración del poder local, es una asignatura pendiente en España, la retrasó el Estado de las Autonomías, que actuaron de barrera de contención de las aguas, que deberían haber circulado río abajo, hacia donde se necesitaba. Se perdió un tiempo precioso para combatir el tsunami que arrasó los pueblos, preocupadas las autonomías en blindar sus recién estrenados poderes. Hoy como ayer, la cuestión es estratégica, pero no para anticipar sino para salvar a los náufragos. Pero sigue siendo un elemento importante constitucionalmente que ampliará las capacidades de la democracia española. Visionario como pocos, se adelantó a su tiempo. Cuando ya se comenzó a acuñar el término de la España vacía o vaciada, él ya tenía “in mente” el ideario político para llevarlo a cabo y paliar sus efectos contraproducentes; siempre desde la premisa del servicio a la ciudadanía, con todo lo que esto significa.

En el año 2016 coge lápiz y papel y comienza a poner por escrito todas esas ideas que tenía en su cabeza dando así comienzo a la PROPUESTA POLITICA que desarrollara en tres documentos con objetivo de llegar a una Ley de Administración Local, Medio Rural y Ciudades.

A tal fin, un equipo de colaboradores, del que él fue coordinador y alma mater, comenzó a elaborar un primer trabajo intitulado “Un nuevo concepto de la Administración Local y medio rural”; a éste le siguió “Apuntes para definir mejor la acción política en el medio rural, en Municipios y Diputaciones Provinciales”; concluyendo con “Criterios políticos realizables”. Este documento abierto a todo el mundo, fue distribuido para conocimiento general y público entre organizaciones políticas sin distinción, particulares, asociaciones, movimientos ciudadanos y plataformas, prensa y radio.

José López Robles fue una persona tremendamente positiva, que supo rodearse de personas que colaboraron en traducir la política en práctica normal de progreso, mientras tuvo responsabilidades públicas. Con una capacidad de trabajo envidiable, buen sentido común, clarividencia fuera de toda duda y honestidad al cien por cien.

En estos días que tanta falta hace, hay que recuperar la política de todas y todos, por todos y por todas, para todos y para todas subrayaba en agosto de 2019 en Arintero, con motivo de un acto organizado por la Junta Vecinal, en un debate sobre demografía y despoblación, y añadía: ciertamente lo que quieren es arrebatar de los pueblos y nunca podrán llevarse, su autoestima y el amor a la tierra.

Las personas a las que estimamos, no se irán nunca: marchan junto a nosotros cada día. No les podemos ver, tampoco escuchar, pero siempre están cerca. Se les ama aún y se les echa de menos, todavía son queridos, y lo serán siempre.

… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando…
Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año…

(Juan Ramón Jiménez)


Julio Álvarez y José Luis González, tus amigos de entre tantos…
Volver arriba
Newsletter