Publicidad
O blanco o negro

O blanco o negro

OPINIóN IR

12/09/2021 A A
Imprimir
O blanco o negro
Quien permanece neutral en situaciones injustas, violentas y de desigualdad, se posiciona con el opresor. Una vez recordado esto, echemos la vista atrás a lo que ha sucedido este verano en relación con el colectivo LGBT. Han sufrido agresiones, insultos y asesinatos –como, por desgracia, sucede todos los años– por un único motivo: su orientación sexual y, en el caso de las personas transgénero, por su identidad. Cerca de setecientas cincuenta agresiones en lo que llevamos de año: casi tres al día. Las cifras, que ni siquiera tendrían que existir, ahora son desorbitadas a causa de una escalada de violencia e intolerancia que cada día se hace más visible.

No es necesario formar parte de un colectivo para defender sus derechos y alzar la voz contra las injusticias que sufren a diario. A las personas heterosexuales y cisgénero no se nos discrimina, humilla o infravalora por quiénes somos, ni quiénes nos atraen o amamos. Con ellos no debería ser diferente. Por eso, aunque no lo vivamos en nuestras propias carnes, no podemos mirar a un lado y dejar que esto siga sucediendo. Si lo hacemos, somos cómplices.

He alcanzado la mitad de estas líneas y ya habrá quien se acuerde de lo acontecido esta semana en Malasaña y diga «¡pero también hay denuncias falsas!», negando así un evidente problema amparado e, incluso, promovido por determinados grupos políticos. Esta denuncia falsa ha hecho un flaco favor a todo el colectivo LGBT y a las personas que ya han denunciado casos verdaderos, pero no elimina sistemáticamente las agresiones sufridas. Hace menos de dos meses Samuel Luiz fue asesinado en A Coruña por su orientación sexual y no hay denuncia falsa que pueda minusvalorar este homicidio.

No dejemos que esto vuelva a suceder y actuemos siempre que podamos, aunque sea a través de pequeños gestos cotidianos. Podría deciros que el siguiente puede ser vuestro familiar, amigo o conocido, pero no hace falta que sean cercanos para que evitemos la violencia contra ellos por ser y amar: son personas y sus derechos se respetan. Si no lo haces o prefieres estar al margen, eres tan culpable como el agresor.
Volver arriba

Newsletter