Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Nunca más

BLOGGINGIR

14/09/2017 A A
Imprimir
Nunca más
La misma historia tantas veces repetida. La misma ansiedad por causar daño, la misma necesidad de ennegrecer la vida, la misma necedad del causante, la misma incapacidad por señalar al culpable y así responsabilizarlo de todo lo ocurrido. Cuando analizas la altísima capacidad que tienen los cuerpos de seguridad del estado para encontrar información en la más diminuta de las evidencias que ayudan a resolver un crimen o una acción ilegal de cualquier tipo, se rompe cuando se trata de averiguar todo lo tocante al desastre natural, social, económico y ambiental que asola cada verano a los montes leoneses. El penúltimo de estos incendios ha contado con hasta siete focos diferentes de inicio, lo que ha hecho pensar, a las autoridades locales, que dicho fuego ha sido intencionado. Como si la práctica totalidad de los que han ardido en los últimos meses, en los últimos años, durante siglos, no lo fueran. Pareciera que solo presumimos la intencionalidad cuando sucede en nuestro entorno más inmediato y no en todos los casos en que la misma plaga mortal actúa sobre la naturaleza. Saber posibilita actuar, actuar posibilita sancionar, sancionar da opción a responsabilizar con toda dureza a quien mata todo lo vivo. Sea cual sea la motivación del incendiario nunca hará justificable su acción. Ni siquiera es disculpable cuando su acción criminal deviene de un descuido al que muchos perdonan. Qué fácilmente olvidamos lo que ha sucedido hace tan solo unas semanas, lo que ha sucedido ayer mismo, incluso olvidamos, antes de que suceda, lo que con toda seguridad sucederá mañana. Esto no tiene fin, si nosotros no queremos que tenga fin. El monte, cualquier monte, vale más cuando verde que cuando incinerado. El monte, cualquier monte nos cuesta más incinerado que cuando verde. Hasta cuándo vamos a seguir ignorando lo que pasa. Cuánto más vamos a permitir quemar sin buscar una solución real a este problema maldito. Cuándo diremos basta ya. No callemos, no consintamos. Cuanto gritaremos: NUNCA MÁS.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle