Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Nunca caminarás solo

Nunca caminarás solo

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 01/10/2019 A A
Imprimir
Nunca caminarás solo
El fútbol también tiene cosas buenas, una de las más bellas es el himno del Liverpool cantado por decenas de miles de seguidores. No porque lo hagan bien, sino por lo que dicen y por la historia que tiene detrás pues el ‘Nunca caminarás solo’ pudo desaparecer de la megafonía del estadio cuando dejó de ser un éxito en las listas de ventas, pero se encontraron con que la grada ya lo había adoptado y lo seguían cantando, seducidos por el mensaje.

Las gentes caminan por una senda, los dirigentes por otra.

Siempre que escucho este himno me viene a la cabeza la historia de esta tierra, que ha salido adelante desde la grada y al margen de quien pone la música. Leer los periódicos día a día es una sucesión de orgullo porque se dona sangre como no se hace en ningún otro lugar, porque crecen lugares en los que no falta calor y café, porque se suman a causas nobles en cuanto les llaman, por el cáncer camino de Santiago o para que los abuelos encuentren unas manos que aprieten las suyas.

Cierto que muchos mueren en soledad, ¿alguien avisó de su soledad, cierto que hay gente durmiendo en cajeros, cierto que hay tantas desgracias ciertas a las que no se puede llegar con las manos de las gradas que son una provincia.

Pero las gentes caminan por su senda, ¿qué falta?
Volver arriba
Newsletter