Publicidad
Nuevos antruejos viejos

Nuevos antruejos viejos

CULTURAS IR

Los campaneiros de La Cuesta (Truchas)llevan tres años tomando las calles con su celebración. | CHEMA VICENTE Ampliar imagen Los campaneiros de La Cuesta (Truchas)llevan tres años tomando las calles con su celebración. | CHEMA VICENTE
Fulgencio Fernández | 21/02/2017 A A
Imprimir
Nuevos antruejos viejos
Carnaval Riaño, Riello o La Cuesta han recuperado viejas y perdidas tradiciones vinculadas a los ritos de invierno y el carnaval y han tenido una excelente acogida
Hay nombres de numerosas localidades leonesas cuya vinculación con el carnaval y sus celebraciones es tan vieja como merecida su fama: Velilla de la Reina, Llamas de la Ribera, Alija del Infantado, Astorga, La Bañeza o Laguna de Negrillos, entre otros. Y bien merecido lo tienen pues han sabido conservar y fomentar estas tradiciones que pervivieron incluso en épocas muy complicadas.

Pero en los últimos años se viene produciendo una recuperación de otras celebraciones que, habiendo tenido fama y aceptación, se habían perdido. Esta nueva celebración del rito viejo ha encontrado una excelente acogida entre los vecinos pero también pero también entre mucha gente que acude a verlos y potencia con su presencia la continuidad de estas celebraciones. Las recuperaciones más significativas en los últimos años han sido la zafarronada de Omaña, que se celebra en Riello; el antruido del valle de Riaño, que se celebra en el pueblo que da nombre al valle pero también recorre otras localidades de la comarca; y los Campaneiros de La Cuesta, en La Cabrera, una mazcarada de invierno que no se celebra exactamente en las fechas del Carnaval pero si participa de ritos similares, de evidente corte pagano, como en los otros dos casos citados.

La zafarronada de Riello se perdió en los años 50, fue reconstruida en 1987 y recuperada en 1997
Por orden de antigüedad habría que decir que el más viejo en esta nueva etapa es el de Riello, perdido desde los años 50 del pasado siglo pero recogidos testimonios y documentación sobre él en 1987 por la Asociación Cultural de Omaña y recuperado definitivamente como rito 10 años más tarde, en 1997, por otra asociación cultural, Ares de Omaña.

También en las décadas centrales del siglo XX fue desapareciendo el antruido de Riaño, en unos pueblos antes que en otros, y se quedó en el olvido hasta su recuperación en el año 2009, cuando regresó a las calles de los pueblos del valle y cada año va cogiendo más fuerza, teniendo muchas esperanzas puestas en el Antruido de este 2017, tanto en su vertiente de festejo popular como en la gastronómica, con la degustación de los famosos arvejos de Riaño, para la que se pondrán autobuses desde León, como ya se hizo para los Campaneiros de La Cuesta.

El antruido se fue perdiendo en la zona de Riaño hasta los años 70 y se recuperó nuevamente en 2009
Precisamente esta mascarada de invierno, los Campaneiros, ha sido la última en ser recuperada pues sus personajes no han regresado a las calles hasta hace tres años, de la mano de la Asociación Cultural Trimuella y el trabajo de investigación de Iván Martínez Lobo. A ellos se debe también el evidente mérito de haber logrado que al segundo año de su recuperación ya fuera reconocida por la Diputación provincial de León como ‘Manifestación de Interés Turístico Provincial’, lo que ya ha repercutido en la III edición, ya celebrada, en una mayor afluencia de curiosos y estudiosos y en que también hubiera la posibilidad de desplazarse en autobús y participar en otras actividades, como visitas a museos, conferencias o conciertos que ayudan a divulgar las tradiciones y valores de esta comarca, en la que viene habiendo un evidente movimiento cultural y tradicional en los últimos tiempos.

Zafarronada y antruido


Con la celebración de Los Campaneiros ya disfrutada las dos que están ahora de actualidad son la zafarronada de Omaña (en Riello) y el antruido de Riaño, dos celebraciones con muchos puntos en común, como bien se ha encargado de apuntar el investigador de temas leoneses David Gustavo López, quien incide en que, además, son muy similares tanto los personajes de la representación como su significado. También les une la vertiente gastronómica que se le viene dando en esta nueva etapa. En Omaña se ha añadido durante años a la tradicional chocolatada la degustación en la merienda de un plato de patatas con jabalí, que este año será una sopa de truchas.

Los Campaneirus de La Cuesta se perdieron hace unos 80 años y se vienen celebrando desde hace tres años
En Riaño la apuesta gastronómica es por el cocido de arvejos de la montaña de Riaño, del que señalan "antiguamente era un plato cotidiano de las gentes de la montaña de Riaño, y aún hoy se sigue cultivando el arvejo (legumbre autóctona de esta zona) , sobre todo en la subcomarca de Tierra de la Reina, y cocinándose en sus hogares, aunque de una manera menos habitual que antaño". La degustación de este plato la ofrecerán diversos restaurantes el sábado 25 de febrero. La celebración del antruido es el sábado anterior al martes de Carnaval.

En esa misma fecha se celebra la zafarronada de Omaña, que también está declarada Fiesta de Interés Provincial, para estar libre el martes, 28 de febrero, y participar nuevamente en el desfile de carnaval en la capital leonesa.

El programa de este año en Riello comienza a las cinco de la tarde con la celebración del Carnaval Infantil, después el encendido de la hoguera y zafarronada por las calles del pueblo (hacia las 19 horas) con la presencia de personajes como el toro, el torero, el ciego, el lazarillo, abanderado o los gitanes... y una hora más tarde el esperado baile de disfraces, la sopa de trucha y chocolatada.

Esta mazcarada de La Cabrera ya es  Manifestación de Interés Turístico Provincial  
Personajes parecidos, como se ha señalado, tomarán las calles de varios pueblos del valle de Riaño. Son los zamarrones y la mojiganga, en la que están incluidos la vieja, el oso (también salía en Omaña pero se ha perdido), la dama de antruido, el ciego, el toro o el torero.

Y otro elemento común y muy importante, la hoguera.

Muchas similitudes entre las recuperadas fiestas de estos dos valles que vuelven a hacer de estas fechas de Carnaval un destino muy apetecible.
Volver arriba
Newsletter