Nueva resurrección del meteorito Reliegos1947

Nueva resurrección del meteorito Reliegos1947

LNC CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 03/10/2021 A A
Imprimir
Nueva resurrección del meteorito Reliegos1947
La historia de la semana 37.500 euros es el precio que su dueño, Juan Carlos, le ha puesto a un trozo del famoso meteorito caído en Reliegos en 1947. La pieza perteneció a Manuel Laborde Werlinden y llegó hasta su actual propietario porque trabajaba en la casa de mudanzas que hizo la de su dueño y tras diversas peripecias lo recogió cuando iba camino de la basura
Hace un año se publicó en este mismo periódico un reportaje titulado ‘La extraña resurrección y muerte del meteorito Reliegos 1947’, en el que se daba cuenta de como primero se puso a la venta un trozo de 500 gramos de este meteorito y después desapareció sin ninguna explicación, aunque se especulara con problemas para acreditar la titularidad del mismo.

El precio de salida de la ’fallida’ subasta era entonces de 38.000 euros, un precio que el especialista en meteoritos leonés, José Vicente Casado, conocido como ‘el cazameteoritos’, calificaba de ajustado al precio de mercado. «Sale a 65 euros el gramo. No es exagerado el precio, más bien es razonable. El mundo del coleccionismo es muy singular y cuando hablamos de una pieza catalogada como histórica, como es el caso, ya entran en juego otros muchos parámetros y me parece un precio razonable».

Ahora ha vuelto a reaparecer en la misma página, Todocolección, con un precio de salida muy similar, 37.500 euros, algo más bajo, que el dueño sigue viendo como su precio de mercado. Sobre la ‘extraña’ desaparición anterior el actual dueño —un vasco llamado Juan Carlos— se limita a decir que lo levantó «por estrategia de mercado; al estar a la venta se habla de él, desaparece y ahora los posibles compradores lo esperan con más interés».

También es el dueño quien explica cómo llegó a sus manos de forma un tanto casual. «El meteorito, como dice el texto de la casa de ventas, perteneció a Manuel Laborde Werlinden, una personalidad en el País Vasco. Yo trabajaba en la empresa de mudanzas que recogió sus enseres a su muerte y muchos de ellos quedaron en una nave de la empresa. Pasaron los años y nadie iba a por ellos por lo que el dueño, que necesitaba la nave, decidió que tiráramos a la basura muchas cosas, entre ellas unas cajas con ‘piedras’, que a mí me parecieron curiosas y las rescaté. Entre ellas estaba este trozo del meteorito».

Un trozo muy valioso pues, como explicaba Casado, es «histórico». Su antigüedad, según el texto de la venta, es «de más de 4500 millones de años, ya que se trata de una condrita ordinaria», lo que le concede «importancia para investigar aspectos del Sistema Solar más temprano».

La reaparición del trozo de meteorito nos lleva hasta el año 1947 en Reliegos cuando el día de los Santos Inocentes, a las ocho de la mañana, un fortísimo ruido asustó a los vecinos. Pensaron en una explosión, un avión que se había estrellado pero no... La versión oficial es que cayó «en la Calle Real, muy cerca de un carro agrícola y a 5 metros y medio de la casa de Ramira Santa Marta. El meteorito estaba hundido a una profundidad de 35 centímetros y pesaba casi 9 kilos.

Sus restos, con excepción de trozos sueltos, se conservan en el Museo Nacional de Ciencias de Madrid y en Reliegos una señal indica el lugar donde cayó este meteorito que había sido el último localizado en España hasta que en 2004 cayó otro en Villalbeto de la Peña, en la provincia de Palencia, del que se localizaron trozos en las comarcas vecinas en León.
Volver arriba
Newsletter