Publicidad
"Nos dejaremos el alma por estar entre los tres primeros e ir a por el premio gordo"

"Nos dejaremos el alma por estar entre los tres primeros e ir a por el premio gordo"

DEPORTES IR

El culturalista Carlos Bravo, tras el entrenamiento en el Área Deportiva de Puente Castro. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen El culturalista Carlos Bravo, tras el entrenamiento en el Área Deportiva de Puente Castro. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 31/10/2020 A A
Imprimir
"Nos dejaremos el alma por estar entre los tres primeros e ir a por el premio gordo"
Fútbol / Segunda División B El jugador de la Cultural Carlos Bravo analiza en una entrevista su salida de la Deportiva, el porqué de su llegada a León, cómo ve al conjunto leonés y sus opciones, y lo que espera a nivel personal
Fue clave en el ascenso a Segunda hace dos años de la Ponferradina y esta campaña, tras recalar en la Cultural en el último día de mercado, buscará repetir éxito en León. Es Carlos Bravo, que en una entrevista en La Nueva Crónica analiza su salida del club berciano, el porqué de su llegada a la escuadra culturalista, cómo ve al conjunto leonés y sus opciones, y lo que espera a nivel personal de la temporada.

–Han pasado ya varias semanas pero, ¿cómo fue ese último día de mercado en el que se cierra tu salida de la Ponferradina y el fichaje por la Cultural?
–Al final fue un día bastante intenso e incómodo para mí. En principio lo normal y lo que me había trasladado la Ponferradina es que contaba conmigo, que iba a seguir allí, pero al final cambiaron las cosas y a última hora decidieron que prescindían de mis servicios, así que como en todos esos procesos para la salida hubo un tira y afloja porque cada uno defiende lo suyo. Al final se cerró, recibí ofertas de la Cultural y el Majadahonda el último día y me tenía que decantar por una. Me dolió bastante no recalar en el equipo madrileño porque le tengo estima y me trataron muy bien, pero tenía que mirar por mis intereses y la de León me pareció la mejor opción.

«La Deportiva me trasladó que contaba conmigo, pero cambió a última hora. Estaba a gusto y hecho a la idea de seguir» –¿Qué hizo que te decidieras?
–A nivel deportivo ambos iban a ser equipos que lucharían por el mismo objetivo, que era ascender a esa liga Pro y optar a la Segunda, pero también hubo dos aspectos que me decidieron. El tema personal, ya que mi pareja es de Ponferrada, me pilla mucho más cerquita y me desestabilizaba mucho menos mi vida en este momento; y el hecho de que me guío mucho por sensaciones y al final la Cultural era un equipo que llevaba llamándome ya dos o tres ventanas de fichajes, así que sentí la confianza desde el primer momento y creo que he acertado.

–Por lo que comentas, ¿te pilla algo por sorpresa la decisión en esos últimos días de la Ponferradina?
–Sí que me sorprende, al final te haces a la idea de estar otro año allí. Yo estaba muy a gusto en la ciudad, tenía a mis amigos, a mi pareja... estaba contento y nunca es plato de buen gusto que donde estás bien te digan a esas alturas que no cuentan contigo, pero son cosas del fútbol que no dependen de mí.

–¿Te queda la espina clavada de no haber sido importante en Segunda tras sí serlo en el ascenso?
–Uno cuando asciende con un equipo y es importante espera que la confianza siga intacta, que se siga apostando por él, pero nunca ha dependido de mí. Yo he intentado hacerlo todo lo mejor posible y sumar cuando me han dejado, me voy con lo conciencia tranquila: a nivel deportivo porque cuando he participado he conseguido un ascenso, y a nivel personal por mi comportamiento con los compañeros y el club.

«Para fichar decidió lo personal al ser mi pareja de Ponferrada, y la confianza al llamarme en las 3 últimas ventanas de fichajes» –¿Por qué crees que no ha llegado esa continuidad?
–Son cosas del fútbol, no depende de mí y forma parte del pasado. Ha sido un aprendizaje y lo mejor que me llevo es la afición de allí, me han tratado y acogido desde el primer momento como uno más, me han hecho sentir siempre como en casa.

–Y de Ponferrada pasas a la Cultural, al eterno rival. ¿Cómo se lo tomaron todos esos amigos bercianos?
–Bien y no me sorprendió, porque ven antes las personas que los colores. La verdad es que con la gente, tras anunciarse el fichaje, todo fueron agradecimientos por el tiempo que había estado y deseos de suerte, al final las rivalidades quedan fuera cuando se trata de lo personal.

–Ya recorrió el mismo camino Pichín tras ascender contigo. ¿Le pediste consejo antes de fichar?
–Lo cierto es que sí. Me habló maravillas del club y fue un empujoncito más para decidirme.

«Venía preocupado, pero estoy completamente recuperado. Eso sí, aún no estoy ni mucho menos al 100% a nivel físico» –¿A qué porcentaje sobre tu mejor versión te encuentras tras perderte parte de la pretemporada por esa lesión de tobillo? ¿Está ya completamente olvidada?
–Sí, estoy totalmente recuperado, aquí los servicios médicos, fisios y demás prácticamente en cinco días me pusieron a punto, que es de agradecer porque venía bastante preocupado. Así que a nivel de la lesión estoy perfecto, pero ese tiempo que me he perdido por ella hace que a nivel físico ni mucho menos esté al 100%, aunque me voy acercando y cada entreno y partido me voy con mejores sensaciones, creo que estoy en el camino correcto.

–En la Ponferradina tu mejor versión se vio de delantero o segunda punta, en el resto de equipos has jugado más en banda... ¿dónde estás más cómodo?
–Donde me ponga el míster es donde más contento me tengo que encontrar. He jugado en las cuatro posiciones de arriba, me puedo adaptar a cualquiera, así que va a ir en función de lo que él quiera y vea conveniente.

«Tenemos un equipazo. Hay un bloque completo, con hambre y ambición. Dioni y Rodas son quien más me sorprendieron» –Y de momento, ¿dónde te dice Cabello que te quiere?
–Por los dos últimos partidos imagino que me ve mucho más en banda, por mis características y las necesidades del equipo está optando por ponerme ahí. Sin embargo es consciente y lo hemos hablado que puedo actuar en cualquiera de los puestos de ataque y de hecho entrenando trabajo en ambos, debo intentar dar la mejor versión en los dos.

–Más allá de la posición, ¿qué te ha pedido el entrenador?
–Sobre todo me está pidiendo un poco de pausa, que no revolucione tanto. Soy un jugador muy intenso, que suelo ser muy vertical cuando cojo balón, pero tiene una idea clara de juego de la que me tengo que empapar sin dejar de lado mi estilo, quizá no siendo tan vertical sino más combinativo, que ya aparecerán espacios en los que aprovechar las características.

«Me adapto a las 4 posiciones de arriba. En los partidos me está poniendo en banda, pero entrenando trabajo en todas» –Y tú, ¿qué crees que puedes aportar a la Cultural?
–Tanto el club como el míster lo saben porque me conocen y me han visto, que es el correr al espacio. De hecho me han dicho que según lo tenga para correr a la espalda de la defensa que lo haga, porque si no recibo seguro que liberaré espacio para un compañero, así que será beneficio para mí o el resto.

–Ya sabes lo que es ascender, pero ¿es comparable aquella promoción o cualquier otra con esta temporada con un formato tan atípico?
–Es algo novedoso para nosotros y el resto, no tiene nada que ver con aquel, pero es una oportunidad nueva el ascender con un formato nuevo y si lo conseguimos tendrá valor doble. El fútbol y en general la vida premia a los equipos que se adaptan y tenemos muchos mimbres para poder hacer un año bonito.

«Es un estilo muy atractivo y tenemos jugadores capaces de llevarlo a cabo, pero sabremos adaptarnos a cualquier rival» –¿Genera presión el saber que una mala racha, aunque sea en el inicio de liga, puede dejarte sin el objetivo?
–Es verdad que es una liga más corta que te permite fallar menos, pero no sentimos presión extra.

–Por presupuesto y plantilla todo el mundo pone arriba a Numancia y Burgos además de la Cultural. ¿Quién crees que será el principal rival por esas tres primeras plazas?
–Aparte de los comentados creo que el Valladolid B va a ser el equipo a batir, porque es un conjunto difícil de superar sobre todo en su campo. Ojalá lo que estemos hablando se cumpla y esté entre estos tres o cuatro, sin desmerecer a ningún otro, y que logremos acabar entre los tres primeros.

–¿Se piensa sólo en entrar en la Pro o directamente en que el objetivo es el ascenso a Segunda?
–Hay que ir paso a paso, lo primero es estar entre los tres primeros y sumando los máximos puntos posibles dado que se acumulan. Cuando consigamos eso ya nos pondremos con el segundo objetivo, que será entrar entre los tres primeros del siguiente, y luego ya pensaremos en el ‘playoff’.

«No noto miedo por el Covid en el vestuario, pero sí mucha responsabilidad. Es un trabajo y a todos nos dolería parar» –¿Qué te parece el equipo que te has encontrado en la Cultural?
–A nivel futbolístico soy un polluelo en Segunda B, no deja de ser mi segunda temporada, pero conocía ya gente de enfrentarme a ella y creo que tenemos un equipazo. Hay un bloque completo, con hambre, ambición y gente con algo más de experiencia. A nivel deportivo cuando entrenas con ellos te das cuenta de la calidad que hay y en lo personal debo agradecerles el trato, porque no había coincidido en ningún vestuario con ningún otro pero me han hecho sentir parte del grupo desde que llegué, a todo el mundo le gusta estar arropado y valorado por sus compañeros y yo he tenido esa sensación.

–¿Hay algún compañero que te haya sorprendido especialmente?
–Dioni, que me parece sin duda un jugador fantástico, de otra categoría, y Héctor Rodas, que me ha impresionado mucho, compartí mucho tiempo con él en la expedición a Gijón y me sorprendió el trato, es una gran persona y un jugador de trayectoria intachable.

«Cabello me pide un poco más de pausa. Tiene una idea clara de juego de la que, sin perder mi estilo, debo empaparme» –¿Es viable triunfar en Segunda B con el estilo que quiere implantar Cabello?
–Sí, es un estilo muy atractivo y tenemos jugadores sobradamente capaces para llevarlo a cabo. Acabamos de empezar y lleva un proceso, pero estamos en el camino de conseguir grandes cosas. Además es la manera en la que quiere que juguemos pero sin dejar de competir, este equipo se va a saber adaptar ante cualquier rival y en cualquier campo aunque siempre busquemos imponer nuestro juego.

–¿Cómo lleváis la actual situación con el Covid-19? ¿Hay miedo en el vestuario? ¿Notas mucha diferencia en los protocolos con respecto a Segunda?
–La verdad es que no noto ninguna diferencia, al menos aquí en la Cultural, y no veo miedo en el vestuario sino mucha responsabilidad, y eso me gusta. No sólo por nosotros, que queremos jugar, sino porque estamos protegiendo a nuestras familias, así que agradezco que todos sean así para que esto no tenga que pararse.

–¿Y crees que será viable no tener que parar en ningún momento?
–Quiero ser optimista, pero soy consciente de cómo está la situación. Hay cosas que no dependen de nosotros, pero en lo que sí depende lo vamos a hacer y el resto de equipos estoy convencido de que harán lo mismo, porque esto es un trabajo como otro cualquiera y a todos nos dolería no poder trabajar.

–¿Qué mensaje le mandarías a la afición de la Cultural?
–Que muchas gracias por cómo me acogieron en mi primer día en el Reino, que sigan viniendo al campo dentro de la situación existente que lo agradecemos mucho y sentimos su calor, y que pelearemos cada día por entrar entre los tres primeros e ir después a por el premio gordo. Nos dejaremos el alma para intentar conseguirlo.
Volver arriba
Newsletter