Publicidad
Nombres que van al mapa

Nombres que van al mapa

LNC CULTURAS IR

Uno de los participantes en el Curso de Encuestadores escucha de un vecino del municipio de Truchas los nombres de los lugares que divisan. | EL TEIXU Ampliar imagen Uno de los participantes en el Curso de Encuestadores escucha de un vecino del municipio de Truchas los nombres de los lugares que divisan. | EL TEIXU
Fulgencio Fernández | 14/10/2019 A A
Imprimir
Nombres que van al mapa
Tradición oral El III Curso de Encuestadores de la Tradición Oral ha recogido un elevado número de topónimos de Trueitas (Truchas), que irán a parar a un mapa tutrístico
A mucha gente le seduce los nombres de los topónimos de los terrenos de nuestros pueblos;muchos escritores incluso los buscan para llevarlos a sus novelas e, incluso, hacer de ellos los nombres o apellidos de sus personajes. Por ejemplo: El Cabritu, El Veneiru, El Covenayu de las Rubias, La Maseira, El Fueyu o El Castrellón... son algunos de los encontrados en una actividad vinculada a la toponimia, el Curso de Encuestadores de la Tradición Oral que la semana pasada finalizó.

Ya son tres las ediciones que se celebran de este Curso de Encuestadores de la Tradición Oral (III Cursu d’Encuestadores de la Tradición Oral en Llión) que apadrinan El Teixu, Rede pal Estudiu y Defensa de la Llingua Asturllionesa y el Institutu d’Estudios Cabreireses. El pasado fin de semana llegaron a su punto final, con la realización de las clases prácticas, dirigidas por Fernando Álvarez-Balbuena García, Andrés Menéndez Blanco e Iván Martínez Lobo . «Los resultados del trabajo de encuestación por Cabreira/Cabrera sirvieron para recoger la toponimia tradicional de Trueitas/Truchas, así como para trazar isoglosas desconocidas hasta ahora en la dialectología cabreiresa», señalan desde El Teixu. Cabría recordar que una isoglosa es «una línea imaginaria que separa dos áreas geográficas que se distinguen por un rasgo dialectal concreto, sea éste de tipo fonológico, léxico o de otro tipo».

Salieron los alumnos a entrevistar a los vecinos que aún viven en los pueblos y el alumnado del curso pudo escuchar «de la boca de los propios vecinos los nombres tradicionales de los sitios, descripciones de tradiciones locales o muestras de literatura oral, así como participar en una encuesta dialectológica sobre los límites del habla cabreiresa».

Desde el propio Teixu explican los objetivos principales de las clases prácticas: «La documentación de los topónimos populares del término municipal de Trueitas/Truchas, tanto menores como mayores. Los nombres recogidos en encuestas por los alumnos, junto a otros sacados también en encuestas directas a la población por los miembros de El Teixu, serán comunicados al Ayuntamiento de Trueitas/Truchas, colaborador del curso, para la elaboración de un mapa de información turística del municipio, que se editará en unos meses».

Así, por ejemplo, se recogieron todos los nombres de los emplazamientos de interés arqueológico catalogados, como los de las zonas mineras de Corporales: El Cabritu, El Veneiru, El Covenayu de las Rubias, La Maseira, El Fueyu o El Castrellón. Otra faceta fue buscar los nombres de todos los demás puntos de interés patrimonial inventariados: molinos, ermitas, iglesias, fraguas o palomares. «Para completar la cartografía toponímica cabreiresa, se recogieron las denominaciones de los principales montes, picos y ríos, que muchas veces cambian respecto a los que se ven en los mapas oficiales: El Carbayal por El Carbajal; El Llagu por Lago de Truchillas; La Llaguna por ‘Laguna Malicioso’; El Castiellu por El Castillo; Peñéu Canales por Pico de Valteleno, son algunos de los ejemplos de lo apuntado.

Desde El Teixu muestran asimismo su satisfacción «resultados muy provechosos en lo referente a la dialectología. Las encuestas hechas con el alumnado revelaron la existencia de isoglosas que acercan a La Valdería el habla de los tres pueblos más orientales de Cabreira/Cabrera, algo que había pasado desapercibido a los trabajos de Concha Casado y del resto de investigadores que se ocuparon de esta comarca. Este descubrimiento demuestra la necesidad de seguir investigando la realidad de la lengua asturleonesa, que en este y otros territorios continúa siendo desatendida por la investigación lingüística».

Con el Cursu d’Encuestadores de la Tradición Oral, que ya fue desarrollada en Zamora, Leon, Villablino y ahora en Truchas, El Teixu ofrece «una oportunidad única para aprender la metodología y las herramientas de la encuestación, permitiendo al alumnado colaborar en la salvaguarda de la tradición oral leonesa y participar en la recuperación de la literatura oral, la toponimia, la diversidad lingüística y la música tradicional».
Volver arriba
Newsletter