Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

No se puede hacer más lento

BLOGGINGIR

17/12/2017 A A
Imprimir
No se puede hacer más lento
Uno de los mejores magos que han pasado por el festival que cada Navidad se celebra en León fue el argentino René Lavand. Fallecido en 2015, era mundialmente famoso por ser un mago manco y por la frase que repetía al final de cada truco, cuando el público exclamaba de admiración: «No se puede hacer más lento». Ese mantra se podría aplicar a tantas cuestiones de nuestra actualidad, con nuestros políticos en el papel de ilusionistas, que la metáfora seguro que se me termina saliendo por las costuras. De nuevo, el truco final. Tampoco es que los ilusionistas le pongan especial ilusión, sino que nuestra necesidad de olvido es su gran baza. Para mantener la capacidad de sorpresa, cada poco nos tenemos que resetear, sin poder controlar todo lo bueno y todo lo malo que se nos va por el Ctrl+Alt+Supr, y así volver a creernos trucos magistrales en los que no hay sombrero alguno y el humo suele estar en las cifras. No se puede hacer más lento. Esta semana, por ejemplo, hemos asistido a la desaparición de un camión con 1.600 bombonas de butano en Vicálvaro, que, sin entender de magia, no debe de ser un truco nada fácil de llevar a cabo. Como en todo, hablemos de lo que hablemos y por retorcido que sea el tema del que hablemos, en la provincia de León tenemos nuestro propio plusmarquista, pues el empresario minero Victorino Alonso hizo desaparecer en su día, ante los ojos de los inspectores y los ingenieros encargados de controlar las subvenciones, nada más y nada menos que 577.924 toneladas de carbón. No entiendo por qué siguen sin dar oportunidades al talento local en el festival internacional de magia. Su cara debería aparecer en el cartel... o en algún otro cártel. Son megatrucos que no están al alcance de cualquier megamago. Hay que llevar muchos años en la profesión, tener mucho oficio y saber administrar la amnesia colectiva de los espectadores. Ante nuestros ojos también se está ejecutando un número de grandes dimensiones que se esconde detrás de otros muchos números. En esta provincia se registra tan sólo un nacimiento por cada tres muertes y la pérdida de población durante los primeros seis meses de este año casi duplica a la de cualquier otra provincia de la misma comunidad autónoma. No se puede hacer más rápido, a no ser que uno cuente con la fuerza mayor. Los que empezaron el truco siguen ahí, y parecen dispuestos a terminarlo para escuchar las admiraciones y quién sabe si incluso llevarse los aplausos. Los ilusionistas y los trileros lo tienen cada vez más difícil para despistar al público, que cree estar viendo todo lo que pasa aunque sea a través su teléfono, pero les siguen funcionando puntualmente los golpes de efecto y no dejan de salir voluntarios que quieren salir al escenario para ver más de cerca el milagro. Dicen los grandes jugadores de pocker que, si a la tercera mano no te has dado cuenta de quién es el primo de entre todos tus rivales, es porque el primo eres tú. ¿Se acuerda alguien de cuántas manos llevamos? ¿Quién da?
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle