Publicidad
No nos robéis el alma

No nos robéis el alma

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 12/05/2020 A A
Imprimir
No nos robéis el alma
Un día, de manera casi espontánea, con ese boca a boca mundial que son las redes sociales, nos sumamos a la idea de que las ocho de la tarde era una buena hora para salir al balcón y aplaudir a nuestros héroes diarios, aquellos que estaban en primera linea de batalla para recibir al virus con la única intención de que no nos atrapara él a nosotros, los que estábamos parapetados detrás de ellos, de sus batas y fonendos, de sus termómetros, de su ciencia.

Y lucharon a cuerpo descubierto, a veces protegidos con bolsas de basura, que parece una ironía del destino en un país del llamado primer mundo. Y estuvieron horas y horas al pie del cañón, olvidando los logros de tantas luchas obreras en aras de que el maldito bicho no pasara. Descansaban sentadas en cualquier pasillo, lloraban su impotencia para sus adentros y volvían a la primera linea.

Por eso seguía pareciendo una muy buena idea salir a las ocho de la tarde al balcón y aplaudir, para que escuchen que sabemos lo que están haciendo.

Es así de simple. Un gesto, como cuando das las gracias sinceras a quien las merece. Por eso no es bueno que también estas cosas acaben siendo utilizadas en ese barrizal inmundo en el que están convirtiendo todo, nada es como es sino como se empeñan en envolverlo, de unos contra otros.

En este caso no hay contrarios, no los busquéis, es un gesto con quien lo merece, con quien demuestra cada día que en otras instancias, cuando todo esto haya pasado, deberían tener memoria de lo ocurrido y también ellos tratar de hacer justicia.

Pero no nos robéis el alma y las manos, con ellas hacemos lo único que podemos hacer, decir gracias.
Volver arriba
Newsletter