Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Martes, 19 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

No lleves mal sabor de boca

No lleves mal sabor de boca

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 07/02/2019 A A
Imprimir
No lleves mal sabor de boca
Mauri es un sabio y sabe que son días en los que se hace absolutamente necesaria una imagen colorista que nos saque de estos días grises y negros con los que la realidad llena las páginas del periódico; o, cuando menos, que nos deje buen sabor de boca al cerrar el periódico del día. O, si empiezas a leer por detrás, te cargue el depósito de energía, que falta te va a hacer.

Al menos es una realidad negra para los leoneses. Mirando las películas que nos cuentan o nos tratan de contar siempre recuerdo la anécdota de un viejo amigo de juventud al que un problema de nacimiento dejó, en explicación suya, «más retorcido que la mente de Alex el de ‘La naranja mecánica’». Fredo caminaba con evidente dificultad y si se cruzaba con una joven evidentemente bella y minifaldera le pedía que se detuviera y le decía: «Estarás conmigo en que a mí la naturaleza me debe una explicación».

Se nos fue sin que se la diera. Seguramente es mejor que tener que escuchar las explicaciones que a nosotros sí nos dan. Una vicepresidenta balbuceando definiciones de la nada y el vacío para seguir en la poltrona, un ‘mandao’ que dice que comprar carbón ajeno y tirar el nuestro a la basura es «flujo de mercado»; una mandada que explica la venganza del nuevo conservatorio con una especie de indemnización en diferido pero a lo cazurro; una crecida que por vender su gracieta llama huesos a quien en la memoria de tantos olvidados tienen nombre, apellidos y dignidad...

Uff ¡qué duro! Quédate con el buen sabor de boca de la imagen que, además de un singular jardín de flores de esperanza es de uno de esos lugares en los que la buena comida de su cocina está envuelta en colores de todas las estrellas.
Volver arriba
Newsletter