Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
No juegues con la verdad que besa

No juegues con la verdad que besa

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 31/12/2019 A A
Imprimir
No juegues con la verdad que besa
En el beso de esta mujer está encerrada toda la verdad de su mundo, toda la sinceridad de quien cree y quiere, cree en lo que besa y lo quiere con la verdad que se ve en su gesto.

Tiene para ella todo el sentido de las viejas tradiciones. De las que escuchó en casa y en concejo, de las telas que ella borda como se las vio bordar a su madre y como su madre se las había visto bordar a la abuela, mejorando cada dibujo en cada generación, poniéndole el color que va pidiendo la vida según cambian los tiempos.

Y se viste bien temprano con los mismos ritos que en cualquiera de las fiestas grandes que la vida le ha regalado. Se coloca cada pieza en su lugar y con el rito exigido, revisa cada pliegue... y lo luce orgullosa en el camino hasta llegar al lugar del beso.

El beso que regala con toda la verdad que ves en la imagen.

Ésta es su patria. Y sus sentimientos. Y su tierra. Y sus costumbres. Y sus tradiciones. Y su manera comunal de bordar y lucir. Y su historia comunal que defender.

¿Qué tienen que ver sus sentimientos con las historias que vemos cada día, con las apariencias y postureos, con los intereses propios y partidarios, con los juegos de despacho? Pues que se los roban y utilizan.
Volver arriba
Newsletter