Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"No hay que tener miedo a la muerte, sino afrontarla en paz"

"No hay que tener miedo a la muerte, sino afrontarla en paz"

EL BIERZO IR

Máximo Álvarez, con su nuevo libro ‘La muerte, una asignatura pendiente’. | D.M. Ampliar imagen Máximo Álvarez, con su nuevo libro ‘La muerte, una asignatura pendiente’. | D.M.
D.M. | 12/06/2019 A A
Imprimir
"No hay que tener miedo a la muerte, sino afrontarla en paz"
Sociedad El sacerdote de La Rosaleda, Máximo Álvarez, publica un nuevo libro sobre el fin de la vida terrenal, "una asignatura pendiente para muchos"
Desde pequeño sintió que el fenómeno de la muerte era algo que estaba a lo largo de la vida. «Cuando alguien se moría en el pueblo, los niños iban al velatorio a las casas, a la misa y veían cómo el ataúd se enterraba en la tierra. Ahora parece que eso se esconde, se les oculta a los niños, hay jóvenes que jamás han ido a un funeral», explica el sacerdote, profesor y escritor Máximo Álvarez, párroco de la iglesia del Buen Pastor de La Rosaleda de Ponferrada y colaborador habitual de La Nueva Crónica.

Acaba de publicar el libro ‘La muerte, una asignatura pendiente’, una obra de reflexión, estudio y análisis de todas esas situaciones que rodean al fallecimiento de una persona «para la que muchos no están preparados».

Lleva 20 años con la idea en la cabeza, recopilando libros sobre el tema. Afirma tener en su casa 160 volúmenes de diversos autores de todas las nacionalidades y épocas, desde tratados teológicos hasta ejemplares de tipo auto ayuda que han abordado el fin de la vida de distintas formas. Con todo ello, y con la experiencia de, en su oficio de sacerdote, convivir cada día con la presencia de la muerte, ha conseguido por fin que este libro vea la luz.

«Tengo un contacto casi diario con la muerte, he oficiado cientos de funerales y he enterrado a muchos familiares, amigos, conocidos, alumnos...», explica y la entiendo como «algo que divide a la vida en dos partes, no se puede entender la vida sin la muerte».

Así, aborda «esta realidad» no sólo desde un punto de vista cristiano, sino desde distintas perspectivas. Y es que, recuerda «a lo largo de la historia, todas las civilizaciones han vivido de diversa forma su relación con la muerte, en muchas religiones se cree en el Más Allá, en todas culturas hay rituales de culto a la muerte y de celebración de la muerte, no sólo es cosa de los cristianos».

El libro aborda asuntos vinculados a la muerte como, conceptos sí del ámbito cristiano como el cielo, el infierno o el purgatorio, pero también las distintas visiones del esa ‘vida después d de la vida’, y otros asuntos como la eutanasia, los cuidados paliativos, la agonía, la vida eterna, las almas, el juicio final, los rituales...

En cualquier caso, trata, dice «de ofrecer de forma sintética y condensada un análisis con un fundamento teológico, con las aportaciones también de las enseñanzas bíblicas», pero no sólo. Y es que, explica «no es un libro de consideraciones piadosas» pero sí cree que puede servir de ayuda a mucha gente que aún considera el tema de la muerte como un tabú, cuando en realidad «no hay que temer a la muerte, hay que afrontarla en paz y en calma», explica, porque «lo que es seguro es que se trata de una realidad que llegará».

La editorial es perpetuo Socorro, de Madrid, quien ya ha editado y distribuido el libro en España e Iberoamérica. Está disponible ya en librerías y plataformas de distribución. Es de formato bolsillo , distribuido en capítulos y de un total de 140 páginas.

Máximo Álvarez ha publicado ya distintas obras de divulgación pastoral en la misma editorial así como alguna novela como ‘La esfinge cepedana’ y estudios etnográficos sobre pueblos del Bierzo y de su comarca natal, La Cepeda.
Volver arriba
Newsletter