Publicidad
"No hay pueblo pequeño"

"No hay pueblo pequeño"

CULTURAS IR

os pendones, en la imagen, plantados juntos a la ermita. | E. NIÑO Ampliar imagen os pendones, en la imagen, plantados juntos a la ermita. | E. NIÑO
Estefanía Niño | 22/09/2018 A A
Imprimir
"No hay pueblo pequeño"
Romería La localidad de Paradilla voló muy alto este sábado de la mano de la celebración de la I Romería de Los Pájaros, demostrando que no hay pueblo pequeño, sino gente con grandes ideas y ganas de hacer cosas
Paradilla voló alto este sábado. No podía ser de otra manera. Como pájaros que son, volaron de la mano de la I Romería de los Pájaros, una cita que pretende reconocer las tradiciones y así lo hizo con lo más representativo de la cultura popular. El presidente del pueblo, José Manuel González, explicó que «al ser el pueblo más pequeño que hay, queremos que no haya pueblo pequeño, queremos que se vea que cualquiera puede hacer lo que quiera por el futuro y apoyándose en el pasado para salir para adelante». De ahí que la cultura popular haya sido el eje de la jornada, «los pendones son un ejemplo, el folklore, la caldereta de pastor de toda la vida, un poco de chanfaina de pastor de toda la vida, y apoyándonos en eso queremos que se salga para adelante, que nadie se quede en el camino».

Pasadas las 12:30 horas de la mañana comenzaba la subida a Paradilla, a pie, con algunos valientes que no dudaron en calzarse las madreñas. Unos dos kilómetros de distancia , todo ello subida, entre el desvío en la carretera LE-473 y la localidad, pero con avituallamientos para reponer fuerzas, además de disfrutar de las vistas. Ya arriba, les esperaban los pendones, ondeando al viento, para subir hasta la ermita, donde se plantaron. Música de gaita para amenizar el recorrido, y en la pequeña plazuela frente al teleclub La Abubilla, más trabajo artesano con madreñas y castañuelas. La comida, tradicional también: caldereta y chanfaina.

La sobremesa y la tarde estuvieron animadas con ‘Esparabán Teatro’, el concierto de Tarna, y la presentación del libro ‘Palabra de agüelo’ de María Jesús Álvarez. Paradilla este sábado volvió a demostrar que no hay pueblo pequeño, sino gente con grandes ideas y ganas de hacer cosas.
Volver arriba
Newsletter