"No hay mejor forma de conocer la tierra de uno como con nuestros pies"

"No hay mejor forma de conocer la tierra de uno como con nuestros pies"

EL BIERZO IR

Ferrero en una de sus rutas, inmortalizando lo que sus ojos ven y donde sus pasos le llevan. Ampliar imagen Ferrero en una de sus rutas, inmortalizando lo que sus ojos ven y donde sus pasos le llevan.
Mar Iglesias | 14/11/2021 A A
Imprimir
"No hay mejor forma de conocer la tierra de uno como con nuestros pies"
Entrevista Francisco Arias Ferrero, autor de la nueva publicación de LNC 'El Bierzo: 40 rutas de 9 a 1'
«Las rutas han tenido una evolución semejante a un ser vivo, desde un germen a un todo», explica Francisco Arias Ferrero autor de las ‘Rutas de 9 a 1’ que se publican una vez al mes en La Nueva Crónica sección Bierzo desde 2016.

Ahora, todas esas huellas dejadas en los montes bercianos toman forma de libro, gracias a este diario, que se presentará el próximo día 19 de noviembre a las 19:00 horas en la Casa de la Cultura de Ponferrada. ‘El Bierzo: 40 Rutas de 9 a 1’ es el compendio de un trabajo intenso que va más allá de caminar y que Ferrero inició en el año 2008, a raíz de la necesidad de elaborar rutas puntuales cuando era corresponsable de la Sección de Naturaleza y Senderismo del Instituto de Estudios Bercianos, aunque con un nivel de divulgación restringido a esa entidad cultural.

Después decidió divulgarlas en el semanario comarcal Bierzo 7, hoy desaparecido. Y en papel de periódico se publicaron 61 rutas, de las que ha recopilado 40 para presentar en este primer libro, aunque tiene ya arrancados los motores de otras tantas, incluso llegará a firmar 120, la mayoría de ellas dentro del ámbito geográfico del Bierzo. A las puertas de la jubilación, Ferrero solo quiere coger la mochila y seguir buscando lo que cada paso le ofrece.

El nuevo libro , patrocinado por el Ayuntamiento de Ponferrada, el Consejo Comarcal del Bierzo y la Cámara de la Propiedad Urbana de León, se podrá conseguir del 21 al 28 de noviembre en los kioskos, con La Nueva Crónica, por 9,95 euros.

-¿Por qué un libro que recoja esas rutas que cada semana aparecen en el periódico? ¿de dónde parte la idea?
-Realmente, como sabes, aparecen una vez al mes, concretamente el primer domingo de cada mes en el periódico La Nueva Crónica. Aunque muchos de mis amigos y lectores me recordaban continuamente que sería muy interesante editar un libro recopilatorio que aunara las rutas y la abundante documentación recogida en todas ellas, fue a instancias de David Rubio, director del periódico. Su apoyo fue clave para hacer que el proyecto se convirtiera finalmente en una realidad.

-Este libro recoge algunas de las rutas ¿ha sido difícil seleccionarlas, en qué se ha basado para ello?
-No, no ha sido difícil para nada. Se han publicado tal cual, en el mismo orden que se publicaron mensualmente en La Nueva Crónica. A todas ellas les he dedicado en mismo entusiasmo y pasión y no tengo preferencias de unas sobre otras. Lo cierto es que el libro, inicialmente, estaba pensado para 50 rutas, con lo que resultaba un libro de alrededor de 500 páginas. La extensión resultante del mismo lo hacía poco práctico para llevar al monte. A consecuencia de ello se decidió reducirlo hasta las 40 rutas con las que sale al mercado.

-¿Qué va a ofrecer el libro sobre esas rutas? ¿qué peculiaridades tiene con respecto a otros libros de ruta?
-No se trata de rutas convencionales, están “inventadas” específicamente para este libro y muy documentadas, de ahí su gran extensión. Las rutas no están pensadas sólo para andar por el hecho andar y hacer ejercicio físico, también obligan al ejercicio mental. Mente y cuerpo caminan juntos, perfectamente engranados, posando una mirada caleidoscópica sobre la naturaleza, haciendo hincapié no solo en el paisaje y el paisanaje, también en los otros muchos valores culturales del territorio que pisamos y en los relacionados con el conocimiento de las Ciencias de la Tierra, por la que tengo una profunda pasión desde niño. Las rutas están diseñadas en recorridos generalmente circulares que va enlazando los distintos «valores» que podemos encontrar durante el recorrido desde las perspectivas mencionadas. Si al final, como escuché un día, conseguimos esa extraña sensación (o mezcla) de cansancio y fortaleza (física y mental) que da el monte, como gratificación, al que lo camina, habremos conseguido el objetivo último en estas rutas. No hay mejor forma de conocer la tierra de uno como con nuestros pies.

-La intención siempre ha sido hacer rutas familiares más o menos, que se puedan realizar en una mañana ¿le ha supuesto mucho esfuerzo realizarlas?
-Me ha supuesto mucho esfuerzo por la falta de tiempo que padezco desde hace años. Por eso me ha llevado tanto tiempo elaborar las más de un centenar de rutas. Soy una persona muy activa y perfeccionista y me meto en demasiados proyectos y en todos quiero que lleguen a buen fin. Ese «stress», al que me someto voluntariamente, aunque tiene sus aspectos negativos, también los tiene positivos y creativos. De ahí el título: “rutas de 9 a 1”, pensadas para la gente que dispone de poco tiempo libre para pasear, utilizando sólo la franja temporal (casi invisible) de un sábado, domingo o festivo desde la 9 de la mañana hasta la 1 del mediodía, llegando a comer a casa. La mayoría son rutas que se pueden hacer en familia, sosegadamente y, si no tienes prisa en volver a casa para la hora de comer, las puedes alargar hasta bien entrada la tarde. El Bierzo, es un pequeño “paraíso” dentro de la provincia de León. En el libro se descubren muchos de los argumentos para haber utilizado este sustantivo.

-Si tuviera que hacer un resumen de todas ellas, ¿cuál sería?
-Estas rutas te permitirán conocer las «intimidades» de nuestro territorio, mucho más allá de lo que ven nuestros ojos. También, para el que «no se atreva» a hurgar en las intimidades, puede servirle este otro argumento que recoge uno de los prólogos del libro: «Ahora, en este escenario global de pandemia y con la amenaza de la borrasca de la «crisis», siempre acechando en la sombra, mucha gente dispone de tiempo libre suficiente; siendo el paseo una de las mejores formas, baratas y divertidas de ocuparlo como actividad evasiva, lo que te permite alejarte, por un momento, de los problemas y vicisitudes de la vida diaria. Caminar es intrínsecamente bueno para el cuerpo y la mente».

-¿Qué le ha dado, personalmente, esta sección?
-Mucho conocimiento. He tenido que recopilar mucha información y leer mucho para poder elaborar estas rutas. El libro recoge la bibliografía utilizada, y no ha sido posible introducir otras muchas páginas dedicadas a la web grafía consultada al objeto de no hacer demasiado extenso el libro. He aprendido mucho de la información oral que me ha proporcionado la gente, siempre sabia, de los muchos pueblos visitados. Como síntesis de todo, debo decir que todo el conocimiento adquirido me ha servido para amar aun más el territorio en el que vivo. Tenemos que defender, a toda costa, nuestra naturaleza y el trocito de biosfera en el que nos ha tocado vivir, ya que es el auténtico sostén de nuestras frágiles vidas.

-¿Quedan muchas rutas aún por llevarse a los pies?
-Sí, por supuesto, sólo pido salud para poder seguir haciéndolo. Alguien dijo que «la salud no lo es todo, pero sin ella todo lo demás es nada». Ya en el terreno personal, con un poco de suerte dejo mis ocupaciones profesionales en nada, y espero tener tiempo para hacer lo que más me gusta: «dedicarme a la vida contemplativa», pero sin dejar de ser útil, de alguna manera, a la sociedad en general.
Volver arriba
Newsletter