Publicidad
No celebres, reivindica

No celebres, reivindica

OPINIóN IR

22/11/2020 A A
Imprimir
No celebres, reivindica
Este miércoles 25 de noviembre es el Día Internacional contra la Violencia de Género. Según la ficha estadística elaborada por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, a fecha de 13 de noviembre ha habido 41 víctimas mortales. Dicho de otro modo, quizá mucho más duro, pero también representativo de la realidad existente, hay 41 mujeres que han sido asesinadas este año a manos de sus parejas o exparejas. Con muy pocas variaciones, las cifras se mantienen año tras año y ascienden hasta las 1.074 víctimas totales por violencia de género desde 2003, año en el que se empezaron a contabilizar. Pero jamás deberíamos olvidar tres aspectos clave: no se conoce con exactitud el número de víctimas en los años anteriores, solo computan aquellas mujeres que tienen un vínculo sentimental con su agresor y, por último, a pesar de ser lo más importante, no son cifras, sino personas.

La andaluza Ana Orantes fue quien, en el año 1997, puso palabras a la violencia machista al denunciar públicamente en televisión el maltrato que sufrió durante 40 años de matrimonio. Trece días después, su exmarido la asesinó. Su historia supuso un punto de inflexión en la legislación de la violencia de género con la promulgación, siete años después, de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Sin embargo, en pleno 2020, sigue sin ser suficiente. No solo es crucial que se modifiquen e intensifiquen las leyes y los procedimientos judiciales, sino también que haya una verdadera concienciación ciudadana de la gravedad de esta realidad, de que el agresor no es únicamente tu (ex)pareja y de que no es un enfrentamiento de mujeres contra hombres, sino que hemos de estar todos unidos en esta lucha.

En definitiva, la violencia de género, que se ejerce tanto física como psicológicamente contra las mujeres, es una lacra de la sociedad –no solo española, sino universal– con la que hemos de acabar lo antes posible. Por ello, este 25 de noviembre únete para denunciar esta realidad y para reivindicar todos los derechos que aún están por lograr y no felicites o celebres el día, ya que, como suele decirse, feliz será el día que no falte ninguna.
Volver arriba
Newsletter