Publicidad
Ni la pedrea…

Ni la pedrea…

OPINIóN IR

20/10/2021 A A
Imprimir
Ni la pedrea…
El gobierno ha presentado el miércoles pasado el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022 y, como cada vez que se anuncian inversiones, uno se preocupa por conocer qué tal parada sale esta tierra, con la esperanza de que –como si del sorteo de la lotería de Navidad se tratara– nos deje, al menos, un pellizquín…

El proyecto se encuentra fácilmente en internet pero, si te soy sincero, al ver que la ‘Introducción a la lectura de los Presupuestos Generales del Estado’ eran 145 páginas –he dicho bien: la introducción a su lectura, no el proyecto–, me pareció, digamos, más ‘operativo’, echar un vistazo al análisis que han hecho diferentes medios y a las opiniones de distintos políticos –entre otras voces de nuestra sociedad–, que no se han hecho esperar… Y la cosa, la verdad, ha estado entretenida…

Escuchando a quienes cantan sus bondades y a quienes los reprueban vehementemente –por no hablar de aquellos que se pronuncian para decir no se sabe muy bien qué, que esa es otra…– casi parece que unos y otros no hayan visto los mismos prepuestos… Y, hombre, una cosa es que se pueda ver el vaso medio lleno o medio vacío, y otra bien distinta que te quieran dar gato por liebre…

Así, y sin hablar de números ni de ejemplos concretos que a buen seguro ya conoces, todo parece indicar –o, al menos, es la conclusión a la que yo he llegado– que estos presupuestos no han sido muy generosos con León; que no nos ha tocado ni la pedrea, vamos…

Pero, claro, la cuestión es que esto no es la lotería de Navidad, y el ‘premio’ que nos toca no es fruto del azar, sino que responde, a la postre, a las prioridades que marcan quienes toman las decisiones; y entre las que, según parece, no se encuentran determinadas –probablemente demasiadas– aspiraciones leonesas…

Y precisamente eso, que León no sea prioritario –y no solamente a la hora de elaborar presupuestos, ni que decir tiene–, no es ninguna novedad. Ni a nivel estatal, ni mucho menos autonómico. Y esta tierra se sigue muriendo…
Volver arriba

Newsletter