Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Ni el 25% de proyectos que se les venden se realizan, dicen los vecinos de Ponferrada

Ni el 25% de proyectos que se les venden se realizan, dicen los vecinos de Ponferrada

ACTUALIDAD IR

Panel colocado por los vecinos de Flores del Sil con sus reivindicaciones para el barrio. | M.I. Ampliar imagen Panel colocado por los vecinos de Flores del Sil con sus reivindicaciones para el barrio. | M.I.
M.I. | 17/05/2019 A A
Imprimir
Ni el 25% de proyectos que se les venden se realizan, dicen los vecinos de Ponferrada
Municipal La Federación pone un cero al mandato pasado y se avergüenza de que no se hayan resuelto los problemas de limpieza y TUP/ Lamentan el uso política que se hace de las agrupaciones
La Federación de agrupaciones vecinales de Ponferrada afea que los partidos políticos vendan proyectos en sus programas políticos que luego no tienen un reflejo real «creo que los proyectos que se nos presentan ni el 25%, siendo generosa, se hacen», explica la presidenta del colectivo, Pilar Martín Coruña. Es más, asegura que en las campañas electorales suelen visitarles para presentar un programa de proyectos «que no han hablado antes con nosotros. Lo primero sería conocer nuestras necesidades y plasmarlas».

Por eso no le sorprende la utilización política de las visitas de los candidatos que agrupaciones vecinales como la de Vecinos de La Rosaleda ha criticado «es el proceder habitual. No tienen imaginación para hacer más», apunta. Aunque también considera que ese proceder y la falta de compromiso debe reflejarse en el voto de cada uno y no en pataletas anteriores «no vale decir que se les tendrá en cuenta lo que no hagan. Hay que ver quiénes defienden la calidad de vida que queremos y votarles. Valorar cómo se gestiona el dinero público. Sobran carteles para saber quienes son», apunta.

En cuanto al balance de los cuatro años del mandato de Gloria Fernández Merayo en Ponferrada, Martín Coruña apunta que ha sido «muy negativo» para las peticiones vecinales. Los principales problemas con los que se queda y que asegura que son comunes en todas las agrupaciones los encabezan la limpieza y el cuidado de jardines, la gestión del Transporte Urbano de Ponferrada «que es vergonzoso que no se haya resuelto», el mantenimiento de calles… «si a mitad de mandato le pusimos un cero, ahora lo remarcamos», dice.


«Líneas rojas» desde La Rosaleda


La agrupación de vecinos del barrio de La Rosaleda de Ponferrada, por su parte, ha marcado las «líneas rojas» de sus exigencias ante las propuestas electorales que los distintos candidatos están lanzando. Aunque de inicio aseguran estar decepcionados por la falta de interés que han manifestado por sus problemas por parte de la clase política, sí advierte que no rebajará sus exigencias y que no pasará por promesas incumplidas «no vamos a dejar que se vayan de rositas», dijo su portavoz, Pedro Villanueva.

De salida, lo que marcan como fundamental es la construcción de un colegio, que se hace necesario por la cantidad de escolares que hay en el barrio, un centro de actividades, donde poder tener un lugar de encuentro, y «no al pago de aparcamientos ORA».

Apuntan que el resto de las solicitudes «son las mismas que las que pueden tener otras asociaciones vecinales: limpieza y contenedores y puntos de reciclaje, aceras en condiciones, regulación de velocidad…». Pero sí dejan claro que no escucharán propuestas que sean «meras palabras al viento que mencionan en las reuniones y luego olvidan».

El barrio de Flores del Sil se ha sumado a ese empuje de solicitudes políticas. Aunque la pasada semana fue objeto de los proyectos anunciados, con la cesión de parte del colegio a la Asociación de familiares de enfermos mentales para hacer un proyecto en ellas y con la visita de los políticos a sus fiestas para lanzar sus ideas, los vecinos mostraron en un mural en el barrio sus peticiones. «Por un barrio digno» rezaban las mismas, sobre papeles de periódicos y vistiendo una valla móvil de seguridad del tráfico.

En sus mensajes se leía su petición de eliminar las carboneras de la calle Ramón González Alegre, «un nido de infecciones, de ratas y de basura», puntualizaban. También pedían que en el colegio de Flores del Sil, además de esa cesión y habilitación para colectivos que parece fraguar, se haga una biblioteca para los alumnos del nuevo colegio. «Queremos mejora de las calzadas y carreteras mantenimiento de las zonas verdes, una carretera con aceras en condiciones que unan el barrio de Flores del Sil y la estación y que se arregle el paseo del río Sil», exponían en sus reivindicaciones, que subrayaron durante las fiestas del barrio, «cumpliendo las promesas y limpiando las zonas verdes», exponían.
Volver arriba
Newsletter