Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"Nadie dijo Rafa no me jodas"

"Nadie dijo Rafa no me jodas"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Sergio Jorge / Laura Pastoriza | 09/08/2015 A A
Imprimir
"Nadie dijo Rafa no me jodas"
Esto en mi barrio es pelea Rafa Guerrero es sin duda el árbitro asistente más famoso de España. Nadie ha olvidado su expulsión a Aguado, pero lo que muchos desconocen es que también tiene una gran conciencia social y solidaria
–¿Tanto cuesta librarse de la famosa escena del ‘Rafa no me jodas’?
–Es imposible librarse. A mí me cambió el apellido, porque de ser Rafa Guerrero pasé a ser Rafa no me jodas. Por cierto, fase que nadie dijo.

–¿Cómo influyó esa jugada?
–En toda una vida, siempre habrá un antes y un después. A partir de ahí ha habido otro Rafa, otra persona.

–¿Qué queda de ese asistente de los 90?
–Todo. Y el día que no quede nada de ese asistente, no merecerá la pena que habléis conmigo.

–Ahora juzga las jugadas desde fuera. ¿Es más fácil?
–No, vuestra labor no he sabido lo difícil que era hasta que he estado en ella. Es la otra cara. Fui juzgado muchos años, yo ahora doy una opinión, no intento herir a las personas.

–¿Ahora Rafa Guerrero es exárbitro o tertuliano?
–Llega un momento en el que ya no sé lo que soy, porque tienes que hacer tantas cosas que solo me quedaría con una: la solidaridad, dar lo que puedas a los que más lo necesiten.

–Es quizá la faceta menos conocida de Rafa Guerrero, la parte solidaria.
–Para mí es lo más importante, vamos haciendo muchas cosas, como esta pulsera, que vale 2 euros, con la que un niño come 22 días en el Chad. Estas son las cosas que merecen la pena.

–Siempre le gustaron las cámaras y la televisión…
–Nunca les llamé y mis últimos seis o siete años de mi vida profesional fui perseguido por una cámara, tanto en la puerta del hotel como en el campo. Mi trabajo se convirtió en algo mucho más difícil sabiendo que tenías a alguien controlando.

–¿Cristiano o Messi?
–Lo que hace Messi nunca lo podría hacer, y lo que hace Cristiano, hay cosas que yo no haría y hay cosas que hay que quitarse el sombrero. Es el hombre más dedicado a la profesión. De los dos me quedo con Diego Armando Maradona.

–¿Mourinho o Guardiola?
–Me pasa lo mismo, cogería algo de los dos. Pero si tengo que escoger… Vicente del Bosque.

–¿Cultural o Ponferradina? Y no me diga Astorga.
–Tengo una amistad muy grande con el presidente de la Ponferradina y es para quitarse el sombrero estar en esa liga. La Cultural intentará despegar y le deseo lo mejor, pero la Ponferradina está dando un ejemplo a nivel nacional.

–Después de todos estos años, ¿con qué se queda?
–Me marcó toda la vida la Copa África del año 2000. recuerdo ese olor diferente de la ciudad de Laos, que se debatía entre la miseria y la pobreza.

–También tuvo un problema deportivo.
–Sí, tuve que salir cogiendo un vuelo directo a París porque allí el fútbol es más pasión que aquí. En un Nigeria-Senegal, en semifinales, hubo que tomar la decisión de expulsar a Okocha

–Igual no sabían que ha expulsado a futbolistas como Zidane o a su padre.
–Me dolió más lo de mi padre, porque Zidane fue una persona que no dijo nada. Pero ahí está ese Rafa que no se calla y denuncia lo que ve.
Volver arriba
Newsletter