Publicidad
Nada que demostrar y una sorpresa por la que luchar

Nada que demostrar y una sorpresa por la que luchar

JUEGOS OLíMPICOS TOKIO 2020 IR

Ampliar imagen
Jorge Alonso Macía | 01/08/2021 A A
Imprimir
Nada que demostrar y una sorpresa por la que luchar
Halterofilia / Juegos Olímpicos Lydia Valentín compite esta madrugada (04:50 horas) con la ilusión de poder dar la sorpresa en un papel complicado desde el grupo B
Con 3 medallas olímpicas en el bolsillo y habiendo sido una de las deportistas que más han hecho por la halterofilia a nivel nacional e incluso internacional, Lydia Valentín afronta esta madrugada (04:50 horas) la que, salvo sorpresa, será su despedida de los Juegos Olímpicos, sus cuartos y sin duda los más complicados y diferentes.

Y es que la clasificación para Tokio de la de Camponaraya no ha sido ni mucho menos sencilla. Una inoportuna gastroenteritis la dejó sin poder competir en el Europeo de Moscú, lo que complicó mucho su cuarta presencia en los Juegos en medio de un clima dentro de la Federación Internacional (IWF) que pone en riesgo la continuidad del deporte en el programa olímpico y, por lo pronto, llevó a decisiones y contradecisiones que cambiaron a última hora el sistema de clasificación. Una circunstancia que aprovechó la berciana, que se inscribió aunque no participó en el Iberoamericano de Cali (Colombia) asegurándose así el billete a Tokio aunque en una categoría muy diferente a la suya.

Y es que en los 3 Juegos Olímpicos en los que había participado lo hizo en la categoría de 76 kilos, cambiando de peso a los 81 tras Río 2016 para adaptarse a las nuevas regulaciones. Se llegó a proclamar incluso campeona del mundo en esa categoría, lo que en parte dejaba encarrilada su presencia en el peso para Tokio hasta ese problema en el Europeo que no le permitió sellar el billete.

Así, se encuentra ahora la berciana en una categoría que no es la suya y en la que por mucho peso y masa muscular que haya ganado desde que sabe que competirá en los 87 kilos, estará lejos del límite y de las rivales. Además, ha tenido que inscribirse con la marca que arrastraba de su categoría inferior, lo que la llevará a competir en el grupo B, casi 4 horas antes de las favoritas al podio.

Es por eso que buscará Lydia Valentín hacer su competición en solitario, buscando sus límites e intentando lograr la mejor marca posible para luego, ya desde la grada, ver dónde le sitúan las rivales. Toda una incógnita por tanto lo que puede hacer la berciana, que no compite desde 2019 a nivel internacional y que además lo hará en esta ocasión en el grupo B junto a las halteras de un categoría superior. Una jornada que promete además atraer a mucha prensa al Foro Internacional de Tokio ya que tras la competición del grupo A en su peso tendrá lugar la competición para más de 87 kilos, en la que se encuentra Laurel Hubbert, la primera persona transexual en competir en halterofilia en unos Juegos Olímpicos, levantando un debate que ha tenido amplia cobertura en Tokio entre la prensa mundial.

En lo que tiene que ver con la competición de la berciana, sin duda la gran favorita es la china Zhouyu Wang, con una pelea abierta muy interesante por el podio con numerosas protagonistas sudamericanas. Tamara Salazar (Ecuador), Crismery Santana (República Dominicana), Fernanda Valdés (Chile) y Naryury Pérez (Venezuela), parten como favoritas al resto de medallas.
Volver arriba
Newsletter