Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Museo de museos en pleno centro de León

CULTURASIR

Ampliar imagen
Javier Revilla | 17/07/2017 A A
Imprimir
Museo de museos en pleno centro de León
Patrimonio refrescante El Museo de León es antiguo y moderno a la vez, ya que fue uno de los primeros de España abriendo hace 148 años y desde hace una década se ubica en el centro de la capital provincial, mostrando verdaderos tesoros casi gratuitamente
Cuántas veces has pasado por delante? ¿Cuántas ocasiones has entrado al Museo de León? Esta sería una buena encuesta para realizar a todos los leoneses. Como ya dije en otra ocasión, muchas veces visitamos más lo que tenemos lejos que lo que nos pilla tan a mano; y seguramente nos sorprenderían las maravillas que se esconden en museos que tenemos al lado de casa.

El Museo de León es el más veterano e importante de la provincia, por lo que con ello todo queda dicho. Hunde sus raíces en las desamortizaciones decimonónicas y como tal existe al menos desde el año 1869, siendo uno de los museos arqueológicos más antiguos de España. Su primera ubicación fue el convento de San Marcos, donde permaneció íntegramente hasta hace algunos años y donde se mantiene una zona musealizada visitable, también muy recomendable.

Desde enero de 2007 la sede principal del Museo de León pasó al conocido como Edificio Pallarés, en origen una galería comercial proyectada en 1922 por el arquitecto Manuel de Cárdenas para ferretería y tienda de electrodomésticos. Se trata de un inmueble magnífico (a pesar de su desacertada reforma en la década de 1990) e inmejorablemente situado ya que está en pleno centro de la ciudad, entre el ensanche y la muralla romana, junto a su contemporáneo casino obra de Gustavo Fernández Balbuena (hoy BBVA), y a espaldas del imponente edificio Botines del universal Antonio Gaudí o el renacentista palacio de los Guzmanes. Solo las vistas panorámicas que ofrece de la ciudad, por ejemplo de la catedral leonesa, ya merecen la entrada.

Es fundamentalmente un museo arqueológico, aunque no solo. Desde su origen incorporó los restos excavados en Lancia y otros yacimientos, siendo a día de hoy el lugar de depósito de todas las excavaciones que se realicen en la provincia. Por lo tanto, aunque sólo muestra al público una mínima parte de sus ingentes fondos –expone una selección de las piezas más sobresalientes–, sus almacenes custodian gran parte del pasado leonés; ello convierte a esta institución en una referencia indispensable para estudios e investigaciones de muchos lugares.

Destaca su sepulcral lapidario, con decenas de inscripciones principalmente romanas de la ciudad de León y otros enclaves de la provincia. Si bien es cierto que perdió la espectacularidad que esta colección epigráfica mostraba en el claustro de San Marcos, el lapidario del Museo de León que ahora se puede disfrutar en el subsuelo de la plaza de Santo Domingo nos garantiza una impactante visita y el frescor del sótano donde se sitúa, magnífico antídoto para los sofocos veraniegos.

En pisos superiores podremos observar piezas excepcionales o imprescindibles, desde la prehistoria hasta prácticamente nuestros días. Tesoros como los Hombres de La Braña-Arintero, el Depósito de Valdevimbre, el Bronce de Bembibre, diversos mosaicos tardorromanos, la Cruz de Peñalba, el Cristo de Carrizo, exquisitas pinturas hispano-flamencas, varios Sorollas… Todos ellos hacen indispensable la visita al Museo de León una y mil veces, pues no es necesario agobiarse y querer disfrutarlo todo de una vez.

La detallada observación de cada una de sus áreas temáticas nos proporcionará conocimientos tanto de joyas u obras maestras propias de las élites, como de los útiles más comunes que nos hablan de la vida cotidiana en cualquiera de los periodos históricos de nuestro pasado. En cada visita aprenderemos algo nuevo.

Por si fuera poco, periódicamente el museo organiza conferencias especializadas sobre la amplia variedad cronológica, temática y territorial que abarcan sus fondos. También podremos adquirir las abundantes publicaciones generadas desde este centro museístico, en gran número autoría o coordinadas por su actual director, Luis Grau Lobo; en muchos casos firman los capítulos o monografías algunos de los mejores especialistas en determinados temas.

Además, en la planta de calle encontraremos casi siempre exposiciones temporales, que completan la oferta patrimonial del Museo de León. Este domingo acaba de finalizar una magnífica titulada «La mirada contemporánea» que ha contado con obras de artistas tan importantes como Antoni Tapies, Eduardo Chillida, Miquel Barceló, Jorge Oteiza, Leopoldo Nóvoa, Manuel Millares, Antonio Saura, Luis Gordillo, Rafael Canogar, Carlos Alcolea, José Manuel Broto o Francisco Leiro.

Por un euro, o incluso gratis para muchos colectivos, tenemos a nuestro alcance gran parte del patrimonio leonés y universal: el Museo de León. No puede ser más fácil ¿A qué esperas para entrar una y otra vez?
Volver arriba