Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 24 de julio de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Mujer en conflicto (III): Siria

Mujer en conflicto (III): Siria

RETABLO DE FOTóGRAFOS IR

28/02/2015. Familiares de una miliciana kurda perteneciente a las Unidades de Protección Popular (YPG) llevan el ataúd con su cuerpo hacia el cementerio de Kobane. Ampliar imagen 28/02/2015. Familiares de una miliciana kurda perteneciente a las Unidades de Protección Popular (YPG) llevan el ataúd con su cuerpo hacia el cementerio de Kobane.
JM López | 20/07/2018 A A
Imprimir
Mujer en conflicto (III): Siria
Retablo de fotógrafos El fotoperiodista JM López propone una serie de reportajes sobre las mujeres en territorios en guerra
Las kurdas son las únicas mujeres combatientes en la guerra de Siria. Fieles a los ideales del Partido de los Trabajadores del Kurdistán de Abdullah Ocalan, fundado en Turquía en 1978 para luchar por la independencia de un estado kurdo, y considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, estas milicias locales se organizaron para defenderse tanto de las agresiones del gobierno de Bashar Al-Assad como del resto de grupos armados que participan en la contienda. Mantienen un modelo de construcción de una sociedad comunitaria y socialista desde las propias tradiciones de su pueblo en el cual, el papel de la mujer, es igual al del hombre. Es por eso que comparten las mismas tareas y deberes en el ámbito civil y en el militar. En el campo de batalla son muy respetadas por sus compañeros debido a su bravura en los combates, a la par que temidas por sus adversarios, ya que los yijadistas del Estado Islámico piensan que si son abatidos por una mujer no irán al paraíso.
Volver arriba
Newsletter